Aun con la ayuda de Internet, una Startup no existiría sin una gran idea, ¡esa es la verdadera clave!

Toda gran idea parte de una necesidad y de ahí, surgen las empresas, asociaciones u organismos. El término Startup se refiere básicamente a una empresa construida en un entorno digital que cubre una necesidad de forma novedosa.

Para entenderlo mejor vamos a mencionar una empresa que con total seguridad conoces. Facebook, unos jovencitos querían unir a través de la red a todos los estudiantes de una universidad. Eso fue el comienzo de todo y, fíjate lo que ha llegado a ser unos pocos años después, cotizando en bolsa y moviendo millones de euros al día por todo el mundo. ¡Qué la inspiración nos pille trabajando a nosotr@s también!

La mayoría de Startups cumplen unas características comunes para que sean consideradas, así como:

  • Muchas de ellas comienzan sus andaduras con la ayuda de métodos de financiación diferentes a los habituales bancos como el crowdfunding.
  • Las mejores ideas presentan sus proyectos a aceleradoras de pequeñas empresas o se nutren de incubadoras para ir creciendo poco a poco. Puedes ver la diferencia entre ambas aquí.
  • Los productos o servicios que presentan son novedosos, únicos y se nutren de los adelantos tecnológicos por lo que puede darse el caso de que al principio carezcan de competencia.
  • La mayoría no cuentan con muchos ahorros para comenzar sus andaduras.
  • Su filosofía está basada en la resiliencia, es decir, en saber adaptarse a los cambios con facilidad siempre dando lo mejor de sí.
  • Los equipos son pequeños y están liderados por jóvenes de edad inferior a 30 años- “Empezamos en el garaje de casa con un puñado de dólares.”
  • Los perfiles tienen una cierta especialización, pero también son todo-terreno, es decir, hacen un poco de todo con el objetivo de ahorrar costes.

Hablando de financiación e inversión, si necesitas ayuda, también podemos ayudarte en este cometido.