Proteger nuestro hogar de cara a una posible tormenta eléctrica puede contribuir a que nunca se produzca un incendio que dañe nuestra querida morada.

De todos los tipos de rayos, los más peligrosos y comunes para nuestros hogares y campos, son los que bajan directos de la nube a la tierra descargando toda la energía que portan en el lugar donde aterrizan. Como no queremos que ese lugar sea nuestra casa o cualquier otra, mejor mantener a los rayos bien alejados.

Cuando se acerca una tormenta, podemos llevar a cabo una serie de precauciones para evitar un posible incendio en alguna propiedad, tanto antigua como nueva. Desde El Corte Inglés Seguros te ofrecemos una serie de recomendaciones:

  • En el caso de que disponga de falso techo, ¿sabes en qué estado se encuentra? Muchos de los incendios provocados por rayos comienzan en esta zona.
  • En casas antiguas debemos proteger y cuidar las vigas de madera ya que tienen muchas posibilidades de ser una vía de propagación para el fuego.
  •  Instalar un pararrayos en cada una de tus propiedades. Su función es la de guiar la corriente eléctrica hacia el suelo evitando que caiga sobre construcciones, personas u otros elementos como, por ejemplo, coches.
  • Si hay previsiones de tormenta intenta tapiar puertas y ventanas. 
  • Mantén el jardín o terraza arreglado sin hierbas ni maleza ya que éstas favorecen a la propagación de incendios. Por ejemplo, si tienes una casa de campo antigua, mucho cuidado con el jardín.  
  • Si te encuentras en casa en el momento de la tormenta, desconecta todos los aparatos eléctricos.
  • Evita el uso de agua corriente ya que el agua es conductora de electricidad.

Según  datos de 2016, las tormentas eléctricas provocaron alrededor de un 4% de los incendios forestales de todo el año. Cifra muy pequeña en comparación a los incendios provocados por la mano del hombre. En definitiva, no debemos temer a los incendios provocados por rayos pero si estar preparados.