Este año Almería es la capital española de la gastronomía con el lema “El gusto de compartir”. La sede oficial que acoge el evento en la ciudad andaluza, se ha convertido en una oficina de turismo gastronómica donde se pueden conocer todo lo relativo a las actividades en torno a este evento hasta diciembre.

Los 12 meses de Almería, han sido tematizados durante todo el año, y aún tienes por delante estos tres últimos para disfrutar si te lo has perdido: octubre, verduras; noviembre, platos de cuchara; diciembre, dulces tradicionales.

El recetario almeriense está conformado por una cocina de subsistencia y aprovechamiento, el cual contiene muchos de sus platos de cuchara: trigo, gachas, gurullos con conejo. También ocupan lugar destacado sus migas, que no son las clásicas de pan, sino de sémola de trigo, el calamar en aceite, el pulpo seco o la marraná de pulpo.

Por si no lo sabes, la este “galardón” es un evento anual creado por la Federación Española de Periodistas y Escritores de Turismo (FEPET) que desde el momento inicial invitó a participar a la Federación Española de Hostelería con el objetivo de reconocer a la Ciudad-Comunidad que más haya destacado en la promoción, a nivel nacional e internacional, de la gastronomía como uno de los principales atractivos para el turismo en España.

Según los datos de la Secretaría de Turismo, más de 75 millones de turistas visitan anualmente nuestro el país, y de ellos un 10% reconoce que viajaron a España atraídos por la variada y rica oferta de nuestra cocina. La gastronomía ha pasado a ser uno de los principales motivos de atracción.

Y es que viajar sin conocer la gastronomía es un turismo que muchos ya no conciben. Si tú eres uno de esos que viaja y disfruta descubriendo nuevos ingredientes, nuevos platos y nuevos sabores, entonces Almería, este año es tu próximo destino.

Turismo y paladar

Almería es una ciudad con mucho que ver por eso entre tapas y comidas puedes ir conociendo esta capital. Aquí te dejamos algunos de los lugares que tienes que conocer.

La Alcazaba

En lo alto de un cerro y dominando la antigua medina de la ciudad, se puede considerar como uno de los mejores legados islámicos que hay en España. Fue construida en el siglo X por orden de Abderramán III y su muralla alcanza un perímetro casi kilómetro y medio.

La Catedral de Almería

Es uno de los principales atractivos de la ciudad. Se comenzó a construir en 1524 y sin duda su mayor peculiaridad es que se  trata de una catedral-fortaleza ya que fue diseñada para resistir los ataques piratas. De ahí viene su robusta estructura. Presenta una arquitectura de transición entre el gótico tardío y el renacimiento, así como rasgos posteriores barrocos y neoclásicos.

La Plaza de la Constitución (La Plaza Vieja)

Es la más antigua de la ciudad, y durante los siglos de invasión musulmana era el lugar donde se encontraba el zoco principal. Aquí también se sitúa el ayuntamiento y en su centro destaca el Monumento a los Mártires de la Libertad en memoria de quienes desembarcaron en las playas almerienses en 1823 con el fin de levantar al pueblo contra Fernando VII.

La Casa del Cine

Este lugar hará las delicias de los cinéfilos y amantes del cine Western, ya que es un homenaje a la época dorada del cine en Almería. De hecho por la ciudad encontrarás una Ruta del Cine en la que se recuerdan escenas grabadas en diferentes puntos en los que varios paneles muestran fotogramas de las películas en cuestión.

El Cable Inglés

Hoy es un ejemplo de la arquitectura férrea de principios del siglo XX, pero en su origen, fue concebida como como cargadero de la compañía minera inglesa “The Alquife Mines Railway Limited” para llevar los materiales hasta el mar.

El Mercado Central

Forma parte de la historia de Almería, ya que fue el primer mercado de abastos de toda la provincia. En 1982 sufrió una gran restauración y en el se ofrece al visitante una magnífica muestra de los productos almerienses entre los que destaca el pescado. Este alimento puede ser comprado en la plaza y ser degustado recién hecho en el bar de su interior.

Los Refugios de la Guerra Civil

Guillermo Langle Rubio diseñó unos 4,5 km de galerías subterráneas, a 9 metros de profundidad, para proteger a la población durante los bombardeos de la Guerra Civil. De ellos se han recuperado casi 1 km y se han recreado espacios como el almacén, la despensa o el quirófano para su visita.

Ruta del tapeo almeriense

La ruta de la tapa es en realidad Almería entera. Según los expertos conviene empezar por el Mercado Central. Luego tienes que pasar entre el Mercado, la Catedral y el muelle. Recorrer el casco antiguo de la ciudad, las ramblas y los barrios, en el asfalto en la arena de la playa, donde se extiende un gran territorio gastronómico. Según cuenta la historia los pioneros en el arte de la tapa incluida de oficio en el precio de la bebida fueron ‘Casa Tébar’, ‘Casa Pascual’ y ‘Juan El Atravesao’.

No puedes irte sin tapear en ‘Casa Puga’ y ‘Casa Joaquín’. Y junto a ellos, y no necesariamente por este orden, ‘Bahía de Palma’, ‘Casco Antiguo’, ‘Nuestra Tierra’, ‘Él vino en un barco’, ‘De tal palo’, ‘La Plazuela’, ‘Entremares’, ‘El Jurelico’, ‘La Encina’, ‘Taberna Torreluz’, ‘Baviera’, ‘El Quinto Toro’, ‘Bar Bonillo’, ‘Las Botas’, ‘Bodega Montenegro’, ‘Capitol’, ‘La Parra’, ‘Entre Vinos’, ‘Grand Pere’, ‘Arenas’, ‘Los Sobrinos’, ‘El Bombón’, ‘Al Haud’, ‘El Taranto’, ‘Torreluz’, ‘Alejandro’, ‘La Encina’, ‘Taberna Añorga’, ‘El Postigo’, ‘A Casiña’, ‘Pimienta Rosa’, ‘La Adea’, etc.

 Y a pie de playa ‘La Moraga’, ‘Aku Aku’, ‘El Chambao’, ‘Los Cocedores’, ‘Nido-Playa’, ‘El Parque’, ‘La Terraza del Mar’, ‘Pura Vida’ o ‘Los Tarahis’.

Huerta

La huerta de Almería ha sido uno de los alicientes para ser ganadora este año como capital gastronómica. Tiene calidad certificada y posee una amplia variedad de verduras: tomate, pimiento, berenjena, pepino, judías verdes, lechuga, guisante, col china, calabacín, brócoli, los tirabeques de Dalías, la berza, la alcachofa, la cebolla y las habas…

Pero sobre todos ellos destaca una joya: el tomate raf, de-pata-negra. Se diferencia porque es irregular en sus formas, con muchos surcos, de hombros altos alrededor del pedúnculo y color verde oscuro en su parte superior. Almería también produce fruta fresca de sabores celestiales: la sandía, impresionantes las de los secanos nijareños, el melón, las uvas o las naranjas.