A la mayoría nos encanta viajar, y seguro que hay algún lugar en tus sueños al que te encantaría ir, sin embargo, no lo haces porque cuesta mucho dinero. Seguro que tienes el típico amigo que siempre está de viaje, que conoce los lugares más recónditos y tú te preguntas cómo lo hace. Como es posible que siempre tenga lista una escapada y tu no pases de ir al pueblo.

Si quieres disfrutar sin gastar demasiado, lee con mucha atención los consejos que vamos a darte a continuación y toma nota de lo que debes hacer para ahorrar en tu próximo viaje.

  • Viaja cuando sea más barato. Lo primero que tienes que saber si estás pensando en viajar en avión es que el precio de los vuelos varía en función del mes, del día e incluso de la hora. Existen páginas comparadoras de vuelos que te permiten comparar el coste entre diferentes compañías durante todo un mes o un año. De esta forma puedes ver cuando es más barato volar. Evitar los fines de semana rebajará tus costes.
  • Sin destino fijo. Si no te importa donde ir y lo que quieres es viajar, esto te facilitará mucho las cosas a la hora de ahorrar. Podrás adaptarte a las ofertas o elegir países más económicos para tu bolsillo.
  • Mezcla los vuelos. Algunos comparadores te ofrecen la posibilidad de “búsqueda flexible” donde puedes combinar las compañías aéreas para encontrar el precio y el horario más económico. Puedes ahorrar dinero si haces la ida y la vuelta con compañías distintas o si vas a aeropuertos diferentes.
  • Viaja en temporada baja. Si tienes flexibilidad para coger las vacaciones, si viajas fuera de temporada sin duda encontrarás las mejores ofertas. Evita los clásicos destinos en temporada como Italia en pleno mes de agosto. En septiembre aún puedes viajar con un buen tiempo en gran parte de Europa. La vuelta al cole de los niños hará que los vuelos serán más baratos y los destinos estarán menos abarrotado. También ten en cuenta las fiestas locales de cada lugar que pueden dificultar tu movilidad y encarecer los precios.
  • Haz una lista de gastos. Si no sabes lo que has gastado no puedes saber si te has pasado de la cuenta hasta que tu tarjeta esté tiritando. Puedes tratar de elaborar previamente un presupuesto diario teniendo en cuenta los lugares que vas a visitar y hacer una previsión de fondos.
  • Reserva aparcamiento en el aeropuerto.  Si vas a tener que dejar tu coche en el aeropuerto durante tu viaje, reservar con tiempo te supondrá un ahorro que si lo haces el mismo día.
  • Evita el exceso de equipaje. Normalmente el sobrepeso se suele cobrar en los aeropuertos por pasarnos de límite establecido para nuestro equipaje. Ponte las prendas que más pesen encima y evita que vayan en la maleta, incluso hay prendas en el mercado con compartimentos secretos que te evitaran pasar los limites establecidos. Además, puedes pesar en casa tu maleta antes irte para verificar que no tendrás una “sorpresa” en la facturación.
  • Ahorra en las comidas. Este suele ser uno de los mayores gastos que hacemos cuando salimos. Si escoges restaurantes donde comen los locales con menú del día será la opción perfecta para probar la gastronomía del lugar al mejor precio. También puedes ir a comprar al super para hacerte bocadillos o un picnic por la ciudad. Y si tienes la posibilidad de poder cocinar algún día no sólo te supondrá un ahorro sino una forma de comer más sano.
  • Excursiones y entradas. Mira si existe algún día de puertas abiertas, horarios más económicos o descuentos. Mira por internet la posibilidad de sacar entradas por internet, a veces no sólo ahorraras dinero sino también tiempo. En cuanto a las excursiones, tomate tiempo para comparar entre varias agencias. En algunos casos, donde el regateo es lo común dentro del país te puede salir a cuenta contratarlo allí. Ten en cuenta los free tours, te explican y enseñan la ciudad a cambio de la voluntad.
  • Cambia dinero antes de viajar. Si vas a necesitar moneda extranjera en tu viaje lo mejor es que lo cambies con antelación en tu banco. Te saldrá más barato que si tienes que hacerlo en el aeropuerto o en el mismo país, ya que pueden cobrarte altas comisiones por el cambio. Infórmate de las comisiones que hay por pagar con tarjeta en el país de tu destino y haz una comprobación al llegar en el cajero local para confirmar si es más rentable sacar dinero o pagar con tarjeta.
  • Contrata un seguro de viaje. Estarás pensando… ¡que clase de ahorro es ese! Si tienes algún percance, especialmente si tiene que ver con la salud, ten en cuenta que hay lugares donde el servicio médico es increíblemente caro. Incluso hay países en los que para poder entrar es necesario tener uno contratado.
  • Viaja de voluntario. Ayudar a los más necesitados no sólo hará tu viaje más gratificante, sino que te permitirá ver el mundo pagando a cambio de tu tiempo y generosidad y no sólo con tu dinero. Durante la época estival hay infinidades de organizaciones que buscan gente para hacer labores de voluntariado en todas partes del mundo. Sin duda será una experiencia de los más enriquecedora.
  • Apúntate al intercambio de casas. Si has leído bien, intercambia tu casa con otra persona al más puro estilo “Holliday”. Porque este estilo no sólo existe en las películas, no te costará prácticamente nada y tendrás la comodidad de un hogar.
  • Pasa del hotel y alquila una habitación. En la era de los alquileres turísticos podrás encontrar un alojamiento de lo más económico si contratas una habitación en una casa. También tienes la opción de alquilar apartamentos o estudios, y si viajas en grupo es una fantástica opción.

Así que déjate de excusas... y ¡pon tus sueños a volar!