Embarazo y el seguro de viaje, ¿qué puede cubrir?

Si estás embarazada y planeas salir de viaje, debes saber con qué coberturas cuenta tu seguro para estos casos. Viajes

¡Nos vamos de viaje, qué ilusión! Hay viajes que se planifican con mucho tiempo para encontrar las mejores opciones de alojamiento, vuelos y actividades como determinadas excursiones. El tiempo, en estos casos, suele ser sinónimo de ahorro, sobre todo si estamos ante un gran viaje o va a ser en una fecha en la que todo el mundo viaja a ciertos destinos. Por ejemplo, la Alsacia Francesa en el puente de diciembre, donde si no quieres quedarte sin alojamiento o no pretendes pagar una gran cantidad si reservas a última hora, lo mejor es planificarlo con tiempo. 

Ahora bien, puede darse el caso, durante todo este proceso de búsqueda, de recibir la grata noticia de que esperas la llegada de un bebé. Pocas noticias hay que puedan alcanzar el grado de felicidad que proporciona esta. Ahora bien, una vez hayamos digerido la sorpresa, ¿qué haremos con el viaje? ¿Será peligroso? ¿Qué tal si cambiamos el avión por otro medio de transporte? 

Nos toca decidir qué se hace respecto del viaje, cuánto perdemos si se decide cancelar el mismo, o en qué condiciones estaríamos dispuestos a viajar, de acuerdo con cómo se vaya desarrollando el embarazo. Es el momento de plantearse la posibilidad de contratar un seguro de viaje, y de buscar las coberturas que podamos necesitar dada la nueva situación en la que nos encontramos.

Seguro de viaje para embarazadas

Una vez que hemos decidido viajar, ya que nos vamos a encontrar en unas de las semanas en las que aún vamos a disfrutar del viaje sin necesidad de estar continuamente preocupados por la cercanía del parto, lo más recomendable a pesar de todo es proceder a la contratación de un seguro de viaje que contemple la cancelación por posibles complicaciones en el embarazo, previas al inicio del viaje. De esta manera, evitaremos la pérdida del dinero invertido y quizá podamos reprogramar el viaje en un futuro con una persona más a bordo. 

El segundo trimestre de embarazo es el más recomendable para viajar en avión siempre que no estemos ante una gestación de riesgo

Si ya hemos comenzado el viaje, el seguro que contratemos debe contemplar determinadas coberturas diseñadas específicamente para proteger el embarazo. Es importante que el seguro incluya la asistencia en caso de una urgencia, e incluso la hospitalización a consecuencia de una complicación sobrevenida. 

Muchas compañías aseguradoras contemplan la cobertura por las complicaciones que se pudieran dar por primera vez en un embarazo -y en general- hasta la semana 29 de gestación, si bien hay algunas que ponen el límite en la semana 26, y puede encontrarse quienes lo reducen hasta la semana 24. Ahora bien, esto puede variar entre unas y otras compañías, así que lo mejor siempre es consultar con la que hayas contratado tu póliza de viaje. 

También podemos encontrar límites en la asistencia al embarazo cuando se trata de interrupciones voluntarias del mismo, una situación que la mayoría de las aseguradoras excluyen de su cobertura. Asimismo, debes saber que el seguimiento rutinario del embarazo, el tratamiento del mismo y la atención al parto son también exclusiones comunes entre las aseguradoras.  

Por último, otra de las coberturas que debemos tener incluidas, al igual que la de extensión del viaje por hospitalización sobrevenida, es la contraria, aquella que prevé la finalización anticipada del viaje, con las devoluciones previstas en el caso de que se hayan pagado excursiones que no vaya a ser posible hacer, o por el tiempo de alojamiento previsto que no se vaya a poder disfrutar, y la cobertura de los gastos de cambios de vuelos a los que debamos hacer frente llegado el caso. 

¿Se puede viajar en avión estando embarazada?

Estar embarazada no es estar enferma. Es obvio que se trata de una etapa en la vida de la mujer en el que se debe prestar más atención a la salud, ya que al final se trata de la salud de dos, pero en aquellos casos en los que el embarazo no presenta riesgos, el periodo de gestación no debería suponer un obstáculo para poder desarrollar una vida normal, sobre todo si tras el primer trimestre todo ha ido bien. Por tanto, si nos encontramos ante un embarazo normal y sin complicaciones, por supuesto que se puede viajar. 

Ahora bien, es cierto que los expertos recomiendan que este viaje no se realice en el primer trimestre de la gestación ni en la recta final, siendo estos los períodos en los que se pueden presentar mayores complicaciones. Así, podemos encontrar recomendaciones para viajar durante el segundo trimestre de embarazo y el comienzo del tercero, pero no más allá, en parte para evitar las complicaciones y en parte para evitar entrar dentro de los periodos en los que las aerolíneas y las aseguradoras pueden presentar exclusiones para hacer uso de sus servicios.

¿Es peligroso viajar durante el embarazo?

En teoría, si todo va bien y ya hemos pasado las primeras semanas, es decir el primer trimestre, no debería haber problemas a la hora de viajar en avión embarazada. Además, es fundamental consultarlo siempre con tu médico de confianza para que viajes con toda la seguridad posible. 

Además, no es descartable tampoco hacer un pequeño estudio previo del destino al que vamos a viajar, las ciudades por las que vamos a pasar, así como de los servicios médicos que vamos a tener a nuestro alcance llegado el caso. Una consulta con nuestro médico especialista para saber si debemos ponernos alguna vacuna, o conocer de antemano los riesgos para la salud que presenta nuestro destino son precauciones que podemos tomar antes de iniciar nuestro viaje.

En definitiva, se trata de poder disfrutar con tranquilidad de uno de los periodos de mayor felicidad en la vida de una mujer, sin dejar de lado la posibilidad de realizar un viaje soñado. 

La contratación de estos seguros de viaje te permitirá seguir centrada en el desarrollo de tu bebé, en el cuidado de tu embarazo, sin necesidad de estar preocupada por una posible cancelación, o por los gastos a los que se deba hacer frente por una complicación sobrevenida que requiera una atención médica.

¿De cuántos meses de embarazo se puede viajar en avión?

En las aerolíneas, es habitual encontrar limitaciones a los viajes para embarazadas a partir de la semana 36, momento a partir del cual el parto tiene ya una fecha próxima. Respecto de las aseguradoras, podemos ver limitaciones a la atención una vez cumplida la semana 29 de gestación, e incluso antes.

Muchas aerolíneas pueden solicitar un documento médico que acredite que no estamos ante un embarazo de riesgo antes de viajar. Además, los especialistas recomiendan usar medias de compresión, para evitar posibles trombosis o problemas similares que, aunque son poco comunes, podrían darse. Por último, es conveniente destacar que existen algunas aerolíneas que dan un trato preferente a las embarazadas en cuanto a localización del asiento y servicios; ya que vas a viajar, mejor elegir una compañía que preste ese servicio.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS