Visitarla sin mostrarlo al resto de los mortales no tendría tanta gracia, ¡el verano es para las fotos! En nuestra vida real, no subimos fotos de la oficina día a día, jijiji. Pues bien, envidias aparte, en este post os vamos a demostrar que la Comunidad Valenciana (conocida por sus interminables playas planas) tiene unas calas dignas de Menorca, Girona, Almería o Portugal.

Hoy nos sumergimos de lleno en ellas y, aunque primero tengamos que caminar un poquito, nos calzamos unas cangrejeras y nos vamos de calas. ¡Qué no se diga!

Pero, antes de nada, ¿qué es una cala? Nada menos que un entrante que el mar hace en la tierra generando playas semicirculares de blancas arenas y pocas olas donde se respira paz y tranquilidad (eso sí, todo muy cool).

Comenzamos nuestra pequeña selección por Castellón hasta finalizar en Alicante, la provincia con más banderas azules de España. ¡Buen viaje!

  • Cala Pebret, en pleno Parque Natural de la Sierra de Irta, en Peñíscola, Castellón. Para acceder a ella hay que caminar por dunas vírgenes que te harán creer que estás en un paraíso lejano. ¡Un lugar idílico! Debemos protegerlo. Una cala perfecta para leer, estar en silencio y desconectar.
  • Cala L`Aljub, también en Peñíscola. Muy poca gente la conoce. Es pequeña y tiene más guijarros que arena. De este estilo se pueden encontrar otras muchas por la zona.
  • Cala Ambolo, Jávea: es una cala idílica, pero debes tener mucho cuidado al bajar ya que puede haber pequeños desprendimientos y bajar es un poco complicado. Evita ir con niños o personas mayores por si acaso. Ahora bien, si entras en un barquito no tendrás problema alguno. Las calas Portitxol y La Granadella también son dignas de visitar.
  • Cala de la Llobella, Benissa: no muy lejos de las anteriores. Muy recomendable si te gusta el buceo ya que es una de las calas más salvajes de la zona.
  • Cala Racó de Conil, Villajoyosa: cala discreta rodeada de piedra. Si buscas no estar con demasiada gente, este es tu lugar.

En general, casi todas las localidades de Alicante tienen calas maravillosas por descubrir. Nadie mejor que sus habitantes para recomendarnos el mejor lugar. ¡El mediterráneo nunca deja de sorprendernos!

No olvides tu seguro de viaje, mucho menos si hay mar de por medio.