¿Qué es un forfait?

¿Qué es un forfait? Viajes

Todo aquel que esté familiarizado con la nieve y los deportes relacionados con ella, cuenta “forfait” entre las palabras de su vocabulario invernal. Y es que el uso del forfait está muy unido a la práctica del esquí o snowboard o a las estaciones de esquí en general, aunque no es el único lugar en que tiene cabida el uso de este -llamémoslo- artículo.

Según leemos en el diccionario, forfait es una voz proveniente del francés, usada como sustantivo masculino en el mundo del turismo y aceptada como un abono por el que se paga anticipadamente, a un precio fijado, para el uso y disfrute de un conjunto de instalaciones y/o servicios. Especialmente se comprende para como un abono para usar los remontes y accesos en las estaciones de esquí. Podríamos decir que es una suerte de contrato para la obtención de ciertos servicios con precio fijo, abonado por adelantado y que siempre tiene un tiempo de uso limitado.

Ya que la acepción más generalizada y la que más utiliza todo el mundo es la que tiene que ver con el mundo del esquí, centrémonos pues en esto. 

Para organizar un viaje de esquí, además del forfait -entre otros imprescindibles- es conveniente contar con un seguro de viaje (ya descubrirás porqué).

¿Para qué sirve?

Para entendernos de manera rápida, es como tu identificación para tener acceso a las instalaciones y en principio, es personal y no se podría transferir a nadie más (aunque hay excepciones que te contaremos). Con él, podrás usar:

  • remontes
  • Telecabinas
  • Perchas
  • Arrastres
  • Cintas transportadoras o 
  • Telesillas…

…que encuentres a tu paso por las pistas, ilimitadamente, tantas veces como quieras (hasta que la estación cierre, aunque nos quedaríamos allí un buen rato más). Es conveniente que lleves contigo tu DNI, carnet de conducir o algún documento que te identifique, ya que los operarios podrían pedirte en algún momento una prueba de que quien porta ese forfait es realmente la persona para quien fue expedido y estarían actuando dentro de la normativa de la estación.

Si quieres subir a la estación sin forfait, puedes hacerlo, incluso entrar por alguno de los accesos a los que se puede llegar en coche ya que muchas de ellas cuentan con varias zonas de aparcamiento y puedes entrar esquiando a la estación a diferentes cotas o por diferentes valles. Eso sí, si vas sin forfait, te toca dedicarte a la guerra de bolas de nieve, a deslizarte en trineo, porque si quieres esquiar, no tendrás más remedio que colocarte las pieles de foca, subir la montaña a pie, y una vez arriba, lanzarte de nuevo hacia el valle. Porque sin forfait, no podrás coger los remontes para que hagan por ti ese duro trabajo.

¿Qué incluye?

Lo que contado más arriba, porque no incluye ni el alquiler de material para la práctica de tu deporte favorito -ni de esquí, ni de snowboard-, ni el seguro para este material, ni el seguro de pistas, ni clases. Es, ni más, ni menos, tu pase a la estación (para uso de instalaciones elevadoras, como hemos explicado). Es lo mismo que la entrada cuando vas al cine, que tampoco incluye las palomitas. Pues eso.

¿Cuándo, cuánto o dónde lo puedo utilizar?

Cada estación de esquí tiene el suyo propio y hay varios tipos de forfait, atendiendo a su validez, duración y edad del usuario. Los hay con validez para un solo día (este es el caso -salvo excepciones, pero en España es lo normal- en que el forfait no te identificará más allá de algún código propio para uso de la estación, pero nos referimos a que no es nominativo), los hay válidos para varios días correlativos, con duración semanal o de temporada. Éste último te identifica incluso con una fotografía tamaño carnet en prácticamente todos los casos. El precio varía, evidentemente y se va reduciendo proporcionalmente a medida que aumentan los días de uso del forfait, aunque debes pensar bien cuántos días vas a esquiar (sin que te surjan imprevistos y luego se queden en la mitad) cada invierno para saber si te compensa realmente adquirir un forfait de temporada que puede rondar los 1.000 euros en algunas ocasiones. Eso sí, si eres de los afortunados que vives a tiro de piedra de una estación y puedes permitirte el lujo de esquiar todos los fines de semana o incluso alguna tarde (o mañana), lo más acertado es tener ese forfait de temporada que además de una buena cantidad de dinero te ahorrará el trámite de tener que comprarlo cada vez que vayas a esquiar. Es cierto que las cosas han cambiado mucho y en muchas estaciones ya puedes comprar una tarjeta de plástico (tipo tarjeta de crédito), que será tuya “para siempre jamás”, con tu nombre y fotografía, y podrás recargar vía app cada vez que la uses: un día, varios, o un abono de temporada.

Podrás hacer uso de él en las zonas habilitadas de la estación, ya que además, fuera de pistas o en zonas de travesía no encontrarás telesillas que poder utilizar. Debes saber que hay dominios esquiables que comparten forfait como es el caso de Aramón, donde con un mismo forfait de temporada tendrás acceso a Cerler, Formigal, Valdelinares, Javalambre, Panticosa, Astún y Candanchú.

¿Y con esto ya estoy seguro?

No. No te creas que con comprar el forfait ya tienes todo hecho. El tema de la seguridad en pistas no se contempla con la adquisición única y exclusivamente del forfait. 

Puedes comprar un seguro de pistas con el forfait, por un plus a la hora de abonar este pase en la propia estación o app (si está disponible). Aunque lleves el forfait, si no has añadido el seguro y te llevas por delante a otro esquiador, te sorprende un alud o te haces daño, no contarás con ningún tipo de cobertura.

El personal de la estación te ayudará, te trasladará para que recibas allí unos primeros auxilios y si no puedes moverte, te llevarán también al hospital más cercano para asistirte, incluso te rescatarán, en helicóptero si es necesario. Pero mucho cuidado, porque todos los gastos generados para tu recogida, traslado o rescate serán repetidos contra ti si no tienes seguro. Por eso, es muy aconsejable llevarte siempre un seguro de viaje que te cubra estas eventualidades, porque imagínate que necesitan el helicóptero… eso supone varios miles de euros con total seguridad.

¡Ah! Otra cosa importante para todos aquellos aventureros que se lanzan a hacer fuera de pistas por lugares que no están incluidos dentro del trazado de las pistas de la estación. Si te pasa algo, irán a buscarte… pero los seguros te cargarán también el dinero que haya costado tu rescate y los gastos médicos, de transporte y cualquiera generado por tu imprudencia, porque no hay seguro que te cubra si sufres un accidente estando fuera de la zona habilitada para el esquí por la estación. En la nieve, ante todo, seguridad y cabeza, por favor. 

Te recomendamos de todos modos asegurarte de lo que cubre exactamente el seguro que se compra con el forfait, para no llevarte sorpresas desagradables. Por si el helicóptero….

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS