El frío se empieza a notar y comienzan a aparecer las primeras nevadas de la temporada. Apetece encender una buena chimenea y quedarse en un refugio en el que leer o disfrutar de una película entre las mantas, o reír con los amigos al calor de una copa de vino. Y como la temporada, invita a buscar una escapada, nosotros te proponemos una serie de ideas para disfrutar del paisaje y la naturaleza en lugares con encanto.

En España hay multitud de destinos donde podrás encontrar preciosos alojamientos rurales para viajar en pareja o en grupo donde podrás disfrutar del entorno, la gastronomía y la historia. Si estas ya planificando tu próximo viaje para el mes de diciembre, toma buena nota de estas ideas.

Albarracín (Teruel)

Este municipio se encuentra en la provincia de Teruel, en la comunidad de Aragón, ubicado en un enclave privilegiado en la Sierra de Albarracín. Fue antigua capital de un reino de taifas y ha sabido conservar con el paso del tiempo su historia islámica y medieval.

Su encanto reside en el trazado de sus calles que están adaptadas a la complicada topografía del terreno. Lo más llamativo de la ciudad es su imponente muralla fortificada que corresponde a tres momentos de construcción distintos. El Alcázar y la Torre del Andador corresponden al siglo X. En el siglo XI, los reyes taifas construyeron las murallas que rodean el arrabal de la Engarrada. Por último, tras la Reconquista los reyes de Aragón erigieron nuevos tramos de muralla y la mayoría de los fuertes y torres que hoy en día aún se conservan.

La Ciudad de Albarracín es Monumento Nacional desde junio de 1961 y en 1996 recibió la medalla de oro al mérito en las bellas artes. Es un municipio con numerosos monumentos, como la Iglesia de Santa Maria, la Catedral y el Palacio Episcopal. En este último se expone una valiosa colección de tapices flamencos. Además, en el Parque Cultural de Albarracín, se encontrarás muestras de arte postpaleolítico de entre 6.000 y 1.000 años a.C.

Y si además eres un amante de las setas, estarás en lugar ideal. Gracias al clima lluvioso de esta zona hace que en otoño haya una gran variedad de setas, eso sí para su recogida es importante que obtengas el correspondiente permiso de los agentes forestales.

Sos del Rey Católico (Zaragoza)

La villa de Sos del Rey Católico, también está en la comunidad de Aragón. Ubicada en el extremo noroccidental de la provincia de Zaragoza, limita con la comunidad foral de Navarra. Forma parte de la comarca aragonesa de las Cinco Villas junto a Tauste, Ejea, Sádaba y Uncastillo.

Aunque históricamente esta localidad siempre se denominó “Sos”, a comienzos del siglo XX, el ayuntamiento solicitó al rey Alfonso XIII llamarse “Sos del Rey Católico” como recuerdo de al Rey Fernando II de Aragón, que nació en esta villa, a lo que accedió, según una Real Orden del 9 de enero del año 1925. Su riqueza artística y monumental le permitió ser declarada Conjunto Histórico Artístico por Decreto del 6 de junio del año de 1968.

Está considerado uno de los pueblos más bonitos de España gracias a su historia, sus calles medievales en excelente estado de conservación y su patrimonio lo hacen merecedor de esta consideración. Destaca especialmente la Casa de la Villa, situado en la plaza de la Villa y que hoy es el consistorio de la localidad. Es un edificio, de estilo renacentista, que fue construido por el concejo sosiense a finales del siglo XVI, y fue reformado durante el siglo XIX.

Puedes visitar lo que fue la judería medieval, el Castillo, que fue una fortaleza fortificada como refuerzo de la línea defensiva por su ubicación, y del que hoy quedan algunos de los restos de piedra, ya que su construcción original era mayormente en madera. Muy cerca de esta construcción está la iglesia de San Esteban, cuya estructura más primitiva es la cripta de Santa María del Perdón, y su construcción comienza a mediados del siglo XI y donde se conservan pinturas murales góticas.

A sólo un par de kilómetros puedes visitar el Monasterio de Valentuñana, construido por los Carmelitas Descalzos a finales del S. XVII.

Buitrago de Lozoya (Madrid)

Este municipio del norte de la Comunidad de Madrid está situado en el Valle Medio del Lozoya. Se alza sobre un promontorio circundado por el río Lozoya del que toma parte de su nombre. Este afluente es una barrera natural para la población situada a los pies del puerto de Somosierra, a unos 75 km al norte de Madrid. Es un pueblo especialmente bonito ya que conserva de forma íntegra su antiguo recinto amurallado. Desde 1993, Buitrago de Lozoya se ha considerado Conjunto Histórico-Artístico y Bien de Interés Cultural.

Destaca la muralla medieval tan musulmana como castellana y cristiana, que rodea su casco histórico y es a su vez rodeada por el río Lozoya. Entre sus monumentos podéis visitar su Castillo o Alcázar junto a la Iglesia de Santa María del Castillo, la Torre del Reloj y que junto a la muralla confieren un aire medieval a este municipio. Además, cuenta con un pequeño Museo de Picasso que alberga 60 obras del autor malagueño.

Vielha (Lérida)

Sin duda este municipio es la estampa típica invernal. Situado en el valle de Arán, en la provincia de Lérida en Cataluña, es un lugar como de cuento. Cuando empiezan a caer los primeros copos de nieve, parece como que el tiempo se hubiera detenido en este valle. Un manto blanco y grueso cubre piedras de santuarios e iglesias milenarias con el marco incomparable de la cordillera pirenaica rodeando la ciudad. Date un paseo por su casco antiguo, sobre todo visita la iglesia de San Miguel y el paso del Río Nere, que divide el pueblo en dos. Además, está muy cerca de la estación de esquí de Baqueira-Beret, lo que lo convierte en un sitio ideal para una escapada.

Olite (Navarra)

Olite, es una pequeña ciudad situada en el centro de Navarra, que destaca por su maravilloso castillo-palacio, propio de los cuentos de princesas. Fue mandado construir por el rey de Navarra Carlos III el Noble, y por tanto fue sede real durante la Edad Media. Sus gruesos muros y torres almenadas del palacio alojaron a reyes y princesas. El majestuoso castillo tenía terrazas ajardinadas, surtidores y hasta un zoológico en el que había leones, camellos, búfalos africanos y una jirafa.

Fue declarado monumento nacional en 1925, y es el ejemplo más importante del gótico civil de Navarra y uno de los más importantes de Europa. El palacio es un complejo muy grande e irregular compuesto de torres, estancias, jardines, galerías y patios que sobresalen majestuosos sobre el caserío de Olite.

Olite también conserva las murallas romanas más completas y en mejor estado de Navarra. Es una construcción del siglo I de la que podemos distinguir sus restos por los característicos sillares de labra almohadillada. En la Edad Media se ampliaría el recinto amurallado.

La iglesia de Santa María, está adosada al castillo y su construcción comenzó en el siglo XIII. Destaca la fachada, obra cumbre de la escultura gótica navarra, de gran riqueza decorativa y de elegantes proporciones. Pasea por el Casco Antiguo donde encontrarás casonas medievales y palacios renacentistas y barrocos, con sus escudos de piedra y amplios aleros decorados.

Sin duda alguna, destaca también entre el horizonte de esta ciudad la iglesia de San Pedro, debido la alta torre gótica del S. XIV. Cuenta con una altura de 54 metros acabada en una airosa flecha de disposición octogonal y perfil curvo. La portada es románica del siglo XII, siendo el cuerpo inferior de la torre y el claustro del siglo XIII.