Cuando vamos a viajar a lugares lejanos y destinos exóticos conviene preparar una serie de cosas para proteger nuestra salud. Es importante preparar nuestro viaje de antemano y cuando sea necesario visitar a nuestro médico para que nos informe sobre lo que necesitamos para nuestro destino.

Antes del viaje es imprescindible hacer una reflexión sobre las precauciones que tenemos que tomar. Es necesario que nos protejamos de las posibles enfermedades en un entorno desconocido que, además, depende de la situación personal del viajero. Por eso una de las cosas que debemos plantearnos en la opción de contratar un seguro de viaje

De la misma forma que organizamos todos los detalles relativos la estancia y el transporte, también debería ser una práctica habitual la adopción de las medidas sanitarias necesarias para reducir los riesgos asociados al viaje.

Vacunas

Si va a viajar a otro país debes conocer que enfermedades existen en este destino, algunas pueden ser graves, y que no se producen en nuestro entorno y por lo que es probable que no estés inmunizado. Muchas de estas enfermedades son evitables con vacunas, siguiendo medidas higiénicas estrictas y consejos sanitarios básicos. En la web del ministerio de Sanidad puedes consultar toda la información necesaria sobre: centros de vacunación internacional; situación sanitaria por países; consejos sanitarios; prevención de accidentes.

Si necesitas vacunarte, lo ideal es acudir a una consulta en un centro especializado un mes antes de la salida. Esto es porque algunas vacunas necesitan un tiempo de actuación.

Durante el año pasado, 322.491 viajeros fueron atendidos en alguno de los 107 centros de vacunación internacional, un 12,5% más que el año anterior en el que se atendieron 286.457. Se administraron 332.233, lo que supone un incremento del 11% con respecto al año 2017 con 305.264 vacunas administradas.

Para la mayoría de países de África, parte de latinoamérica y los países orientales, será recomendable alguna vacuna o tratamiento preventivo. Sin embargo, no todas las enfermedades tienen vacuna para prevenirla, por ello el primer paso cuando tengas elegido tu destino es hacer una visita previa a un servicio médico.

En la consulta previaje, no sólo se valoran las vacunas sino también otros riesgos como la prevención de la malaria o la presencia de otras enfermedades que no cuentan con prevención farmacológica.

Si pese a las recomendaciones médicas, decides no vacunarte, ten en cuenta que tomar esta medida no sólo puede afectarte a ti sino también a tu entorno. De hecho, en ocasiones puede tener implicaciones legales ya que algunas vacunas son obligatorias para poder acceder al país como ocurre con la fiebre amarilla en ciertos destinos.

Las vacunas o los tratamientos preventivos como los usados contra la malaria, que suele ser en pastilla, son fármacos con altos grados de tolerancia y seguros para las personas, además tiene pocos efectos secundarios.

Si vas a viajar por Europa, no te olvides de solicitar la tarjeta Sanitaria Europea.

Botiquín de viaje

Cosas imprescindibles:

  • Informe médico actualizado, donde se describa el trastorno o enfermedad crónica, el diagnóstico y su tratamiento. Debe incluir jeringas o dispositivos especiales, si son necesarias.
  • Llevar por escrito la composición de los medicamentos imprescindibles, a ser posible, traducido al inglés.
  • Envases de su medicación habitual, en cantidad suficiente para hacer frente a un período largo por si surge cualquier eventualidad.

Cosas recomendables:

  • Llevar los medicamentos en el equipaje de mano para evitar el riesgo de pérdida. Recuerda meterlos en una bolsa trasparente para pasar los controles de seguridad.
  • Facturar un duplicado de los medicamentos para tenerlos asegurados en caso de pérdida.
  • Analgésicos / antipiréticos para bajar la fiebre o calmar el dolor.
  • Pomada con corticoides, para las reacciones alérgicas de la piel.
  • Antihistamínico, para tomar por boca, para reacciones alérgicas más generalizadas.
  • Antidiarreico
  • Sobres de rehidratación oral (fórmula de la O.M.S., se venden en farmacias) para diarreas y vómitos fuertes.
  • Medicamento contra el mareo
  • Descongestionante nasal.
  • Material de curas como gasas, tiritas, esparadrapo, tijeras, tintura de yodo o alcohol o cualquier antiséptico, vendas...
  • Polvos de talco para evitar los hongos en las zonas de la piel más húmedas (axilas, pies...)
  • Repelente de insectos, insecticida.
  • Termómetro

Alimentación

Es recomendable que preguntes también a tu médico sobre los alimentos. Procura evitar los cubitos de hielo en las bebidas y bebe siempre agua potabilizada/potable incluso para lavarte los dientes. Así mismo, intenta no consumir alimentos crudos y fruta ya pelada.

Consume únicamente leche envasada y derivados lácteos higienizados. Extrema la precaución con la repostería y los helados y ten especial cuidado con las salsas y los preparados que contengan huevo crudo.

Procura lavarte las manos con frecuencia ya que es una medida muy eficaz para eliminar gérmenes. Lleva en tu bolso o mochila un gel antiséptico para poder hacerlo durante el día si no tienes acceso a agua y jabón.

Procura cuidar la higiene personal y extrema las medidas para evitar contagios en lugares de baño. Utiliza repelentes para mosquitos recomendados, para evitar contagios.

Después de tu viaje

Con frecuencia, algunas enfermedades tropicales se manifiestan semanas e incluso meses después de regresar del viaje. Si después de la vuelta comienzas a sentir algún síntoma o trastorno de salud que pudiera hacer pensar que se haya contraído alguna enfermedad durante su estancia en el extranjero, es aconsejable acudir al centro de salud y hacer saber al profesional sanitario que se ha viajado a una zona tropical o a un país en vías de desarrollo.

Si vas a viajar al extranjero, deberías seguir las recomendaciones del Ministerio de Exteriores. Inscríbete en el registro de viajeros, ya que es una herramienta que facilita el contacto con aquellas personas que se desplacen al extranjero sin fijar su residencia en el país de destino. Infórmate de los destinos en los que se requiere un seguro de viaje obligatorio para evitar imprevistos.