Comer, qué gran placer, como siempre os decimos, sobre todo en nuestra sección de “viajar para comer y viceversa” que estamos realizando por toda España, existe un tipo de turismo orientado específicamente a la gastronomía, ¡eso es saber hacer turismo!

Hoy, hacemos una paradita en el camino a la altura de Jaén y señalamos algunos de los platos típicos tanto de la capital como de toda la provincia, ¡un lujo!

Empecemos pues con el oro negro, ¿cómo no íbamos a hablar de él? Sin dejar atrás la sabiduría de las cocinas, recetas y materias primas, el aceite de oliva virgen de Jaén es la clave del éxito no solo de su gastronomía sino de la de toda España. ¡Viva la dieta Mediterránea!

Algunos de los manjares más representativos de Jaén son:

  • Pipirrana jaenera: mitad ensalada y mitad gazpacho. Viene a ser algo parecido a un “mojete de tomate” en otras provincias. Un plato fresco, ideal para el tapeo veraniego, ¡eso sí, es un peligro! Sin pan… no es lo mismo.
  • Andrajos: plato de pobres en el pasado, éxito culinario en el presente. Son básicamente tortas de harina fritas con un sofrito de cebolla, ajo, pimiento rojo, patatas y, en ocasiones, bacalao o alguna carne de caza como la liebre o el conejo. No puede faltar su toque final de hierbabuena.
  • Ajo atao: crema para untar en pan o para acompañar pescados y carnes. Patatas + ajo + aceite, algo parecido al ajoarriero manchego.
  • Carne de monte en adobo: la carne de caza tiene un gran protagonismo en la gastronomía de Jaén debido a su localización y a la riqueza de su entorno natural. En este caso, la carne es de jabalí. Se deja macerar en vino y hiervas durante 24 horas para más tarde freírse en aceite de oliva. ¡Un manjar!
  • Panetes: típico de su Semana Santa. Son tapas preparadas a modo de “mini bocadillo” con todos los platos típicos de la región.
  • Hochío, es básicamente un bollo elaborado con aceite, harina, anís y azúcar. También se puede elaborar en salado.

Si Jaén no te entra por el sentido del gusto en tu próxima escapada… ¡ver para creer! Pd. Revisa bien tu seguro de coche antes de salir, ¡nunca se sabe!