Este año la Semana Santa se celebra entre el 18 de abril y el 22 de abril. Muchas ciudades españolas unen su tradición y sentimiento glorioso para conmemorar la pasión, muerte y resurrección de Cristo.

El sur de España, por lo general, es conocido por la pasión y devoción que pones a las cosas. No solo en Semana Santa, sino que cualquier fecha señalada lo convierten en un acontecimiento único y especial.

En el caso de la Semana Santa, Málaga marca la diferencia. El fervor de la festividad inunda las calles y el ambiente de la ciudad.

En primer lugar, es una celebración religiosa con más de 500 años de historia a sus espaldas. Las procesiones en Málaga son un auténtico espectáculo en todos los sentidos, las imágenes mecidas durante todo el recorrido, penitentes con cirios, descalzos y rezando plegarias.

Las calles se llenan de flores, mantos de cofradías, aromas de incienso.

Para no perderse nada siempre se recomienda llevar consigo un itinerario para facilitar los horarios e itinerarios de las procesiones.

Muchos turistas, enamorados de esta intensidad, alquilan con meses de antelación casas o apartamentos, donde saben que van a pasar las diferentes procesiones, para no perderse ningún detalle.

También es muy típico alquilar balcones y terrazas por la misma razón. Aunque más de uno se anima a cantar una saeta a “Nuestro Padre Jesús Cautivo”, uno de los iconos religioso más conocidos de la semana santa malagueña, que hace unos años cumplió su 75 aniversario y se suelen preparar actos extraordinarios en torno a él.