Disfrutar del sol en verano es uno de los mayores placeres de la vida, pero como todo, hay que hacerlo con precaución.

El sol es una gran fuente de vitaminas y puede resultar muy saludable, pero si no protegemos nuestra piel y no tomamos precauciones, será una manera de no proteger nuestra salud. Envejecimiento prematuro de la piel, manchas, arrugas, sequedad, o peor aún, la aparición de melanomas, pueden ser la consecuencia de no cuidar nuestra piel mientras disfrutamos del sol este verano.

No renuncies al sol este verano, pero aprovéchalo con cabeza. A continuación te ofrecemos diez consejos para cuidar tu piel y disfrutar del sol en verano sin peligro:

  1. Evita las horas centrales del día para exponerte de forma directa a los rayos solares, estas son desde las 12:00 horas hasta las 17:00 horas.
  2. Cuidado con las cremas autobronceadoras y con los rayos UVA. Es más recomendable que vayas adquiriendo el moreno poco a poco, de manera gradual y de forma natural.
  3. Mantén tu piel hidratada, no sólo aplicando cremas hidratantes, sino bebiendo agua y cuidando tu alimentación. Las frutas y las verduras contienen una gran cantidad de agua y vitaminas muy saludables para tu piel.
  4. Recuerda usar crema protectora siempre que vayas a exponerte al sol. Si te bañas, recuerda volver a aplicar la crema protectora de nuevo.
  5. No te confíes de que no sientes escozor en la piel mientras estás tomando sol. Cuando la piel se quema, las molestias nunca se notan al momento, sino horas después. Mide el tiempo de exposición al sol en verano para cuidar la salud de tu piel.
  6. Aunque el día sea nublado, protege tu piel en verano con crema protectora de igual manera que si el cielo estuviese despejado.
  7. El uso de perfumes directamente sobre la piel cuando vas a exponerte al sol en verano, puede provocar la aparición de manchas.
  8. Visita al dermatólogo para que realice los chequeos oportunos. Lleva un control para saber que todo va bien y poder prevenir la aparición de enfermedades o protegerte de enfermedades que ya hayan aparecido, a través del tratamiento adecuado.
  9. Evita que los niños menores de un año se expongan al sol directo. Los bebés, siempre a la sombra.
  10. Además de cuidar tu piel y disfrutar del sol en verano, protege también tus ojos y tu pelo. No olvides usar gafas de sol y sombreros o gorras.