Las altas temperaturas y los cambios de hábitos hacen el verano la estación con mayor riesgo de deshidratación. La deshidratación  se da cuando nuestro organismo pierde más líquido del que ingerimos y, por tanto, la diminución de líquidos impide que el organismo funcione con normalidad. Y es que, el agua es fundamental para el equilibrio de nuestro organismo, de hecho, como sabrás, más del 70% de nuestro cuerpo está compuesto de agua.

¿Cómo puedes saber si estás sufriendo una deshidratación?

  • Presencia de sed intensa.
  • Debilidad muscular y cansancio.
  • Mareos y dolor de cabeza.
  • Sensación de sequedad en la boca.
  • Disminución del volumen de orina y de color amarillo oscuro.

¿Cuáles son los consejos para prevenir la deshidratación?

Si quieres prevenir la deshidratación, desde El Corte Inglés Seguros te mostramos 9 consejos.

  • Bebe mucha agua. Lo recomendable es que bebas de 2,5 litros de líquido al día de manera continua y en pequeñas cantidades. Aunque gran parte de dicha ingesta también se realiza cuando consumes alimentos, que incluyen agua en su composición.
  • Evita las bebidas alcohólicas. Tanto la cafeína como el alcohol actúan como diuréticos y deshidratan. Por ello, evita en gran medida este tipo de bebidas, ya que aumentarán tus ganas de orinar y eliminarás los líquidos con mayor rapidez.
  • Si realizas ejercicio, bebe más agua. Si vas a realizar ejercicio y hace calor, toma una gran cantidad de líquido. ¿Por qué? Porque expulsarás mucho líquido y sales minerales.
  • Bebe aunque no tengas sed. ¿Cuándo debo tomar agua? Si eres de los que espera a sentir sed, ¡mal! Tienes que cambiar este hábito desde ya. Cuando aparece esta sensación de sed es porque has perdido ya líquidos y existe una pequeña deshidratación.  Si no vas reponiendo, poco a poco, todo lo que vas perdiendo, a lo largo del día, podrás sufrir dolor de cabeza, cansancio y debilidad.
  • Ingiere alimentos ricos en agua. En verano, es muy recomendable que ingieras alimentos ricos en agua como frutas, verduras y hortalizas. Por ejemplo, la sandía aumenta el nivel de agua en tu organismo.
  • Lleva una botella de agua siempre a mano. Parece obvio pero seguro que no siempre llevas una botella a mano para recordarte la necesidad de beber o ¿no? ¡No olvides tu botella!
  • Consume una gran cantidad de bebidas. Si te cansas de beber solo agua, puedes alternarlo y tomar infusiones, refrescos, zumos, lácteos, etc. El sabor de la bebida, a veces, se nos hace menos pesado para lograr esa cantidad mínima de litros que debes tomar.

 

Y tú, ¿ya eres consciente de la importancia de tener una buena hidratación? ¿Sigues ya estos consejos? Recuerda que cuidar la hidratación es fundamental para tu salud. ¡Déjanos tu opinión!