-Aceite esencial de rosa mosqueta

Esta planta es rica en vitaminas A, C y E, y en ácidos grasos poliinsaturados. Tiene muchas propiedades y beneficios para la salud de la piel como mejorar la cicatrización de heridas, reducción de estrías, arrugas y líneas de expresión por la estimulación de producción de colágeno, y tiene gran capacidad de hidratación.

-Aceite esencial de geranio

Es un óleo muy peculiar ya que contiene múltiples beneficios, pero su uso por si solo no se hace, antes de aplicarlo se debe mezclar con otro aceite, como por ejemplo el de almendras.

Es conocido por su tratamiento para disminuir la celulitis, tratar problemas de acné y eliminar el olor corporal.

-Aceite de argán

Este aceite se extrae de un árbol que solo crece en Marruecos. Es un óleo muy utilizado en la cosmética natural, y no es para menos. Los beneficios que le aportan a la piel son sorprendentes: contiene vitamina E, ácidos grasos esenciales y beta-carotenos.

Se suele utilizar para reparar, nutrir y suavizar la piel y el pelo. Es un aceite comedogénico, que no obstruye los poros, y funciona muy bien para las pieles acneicas.

-Aceite de almendras

Su color casi transparente y su aroma dulce y suave lo hacen único. Es un aceite muy utilizado en las rutinas de belleza y para hacer masajes. Entre sus principales propiedades destacan: la hidratación, es un excelente antioxidante ayudando a mejorar el aspecto de la piel, es un magnífico desmaquillante, atenúa las estrías y tiene características relajantes.

-Aceite de manzanilla

Este tipo de aceite no es muy conocido. La planta de donde proviene la manzanilla no solo se extrae para una infusión o preparado. El aceite de manzanilla tiene propiedades antiinflamatorias para la piel, por lo que es un gran aliado para aquellas personas que sufren dermatitis.