Una correcta alimentación es fundamental para rendir de forma saludable en nuestro día a día. Las largas y desgastantes jornadas laborales sólo podrán ser afrontadas con fuerza y al máximo rendimiento si seguimos una dieta adecuada.

De hecho debes saber que incluso puedes adaptar un tipo de alimentación a cada tipo de trabajo. Pero en general existen una serie de alimentos que te harán rendir más en el trabajo, sea del tipo que sea:

  • Plátanos: son frutas que contienen Potasio, vitamina C y B6 que ayudan a recuperar la energía, a mejorar la concentración y el rendimiento en cualquier tarea que realicemos.
  • Nueces y almendras: son frutos secos perfectos para comer a media mañana o en la merienda. Un puñado de estos frutos secos aportan muchos minerales y vitaminas que recargarán tus pilas cuando las fuerzas flojeen. Además, las nueces son un alimento magnífico para mejorar la memoria.
  • Cereales: resultan muy energéticos y son el tentempié perfecto para coger fuerzas a media mañana. Los hay en formas de barrita perfectas para ser consumidas en cualquier momento. Para proteger tu salud, vigila que no contengan mucho azúcar.
  • Verduras: aportan gran cantidad de vitaminas muy necesarias para el organismo. Son bajas en calorías y muy saludables. Las verduras junto a las frutas son dos de los alimentos imprescindibles en nuestra dieta diaria en el trabajo y fuera de él.
  • Chocolate negro: es otro de los alimentos que puedes comer mientras trabajas. Es bajo en calorías y es un excelente estimulante que nos mantendrá alertas ante cualquier contratiempo que pueda surgir en el trabajo. No es aconsejable el chocolate con leche, ya que es más difícil de digerir y contiene muchas calorías.
  • Alimentos con proteínas: la carne es uno de los alimentos que debes incluir en una dieta equilibrada. Las proteínas que aporta ofrecen una gran energía y poseen un gran efecto saciante. Si, por ejemplo, desayunas alimentos con proteína, es posible que no vuelvas a sentir hambre hasta llegado el medio día.

Recuerda la importancia que tiene una buena hidratación. El agua es una bebida fundamental. Procura beber dos litros de agua cada día. Cada función que realice nuestro organismo no se llevará a cabo de la manera correcta si no mantenemos la hidratación correcta de nuestro cuerpo.

Cuando comas, evita acompañar a los alimentos con bebidas azucaradas como refrescos o zumos que no sean naturales.