Muchas personas creen que los alimentos ricos en calcio son sólo los lácteos. Pero lo cierto es que existen muchos otros alimentos que puedes incluir en tu dieta y que son ricos en este mineral tan necesario para el organismo.

Protege tu salud de enfermedades como la osteoporosis, la diabetes, el cáncer, los problemas cardiovasculares o la hipertensión, que pueden aparecer por la falta de consumo de este mineral, incluyendo en tu dieta estos alimentos ricos en calcio existentes. La lista es numerosa y estamos seguros de que algunos de ellos los desconocías:

  • Almendras, nueces, avellanas y pistachos: algunos frutos secos son una fuente muy valiosa de calcio. Para que te hagas una idea, las almendras, por ejemplo, poseen 250mg de calcio por cada 100gr, mientras que las nueces 150mg por cada 100gr. Su consumo puede frenar la aparición de colesterol.
  • Zumo de naranja: un buen vaso de zumo de naranja recién exprimido también supone una fuente rica en calcio, ya que cada pieza de esta fruta contiene 65mg de este mineral. Una buena forma de proteger tu salud frente a la falta de calcio es acompañar el desayuno cada día con un buen vaso de zumo de naranja.
  • Verduras de hoja verde: del tipo del brócoli, las espinacas, la col y las acelgas. Estas verduras son alimentos vegetales muy ricos en calcio. Además, aportan muchas otras vitaminas y minerales y son bajos en calorías. Las espinacas, por ejemplo, contienen 200mg de calcio por cada 100 gr.
  •  Legumbres: son otro de los alimentos ricos en calcio de procedencia vegetal. Casi un 15% de su composición es de este mineral tan saludable para las funciones de nuestro organismo. No de dejes de incluir en tu menú semanal un buen plato de lentejas, judías, garbanzos, etc.
  • Semillas de sésamo: es el último de los alimentos ricos en calcio que te proponemos. Estas semillas son una fuente muy valiosa de este mineral cuando se tuestan. Una cucharada contiene casi un 10% de calcio. Ten en cuenta que además aportan bastantes calorías, por lo que debes moderar su consumo.

Recuerda que, para favorecer la absorción del calcio presente en los alimentos por parte de nuestro organismo, se necesita la presencia de vitamina D en él. Nuestro cuerpo puede adquirir vitamina D a través del consumo de alimentos ricos en ella o generándola él mismo, al exponer la piel al sol. Si te has decantado por esta segunda opción, no abuses de él y no olvides proteger la salud de tu piel al exponerla a los rayos solares, usando crema protectora.