Cuando el hambre aprieta mientras trabajamos, lo más tentador es asaltar las máquinas de snacks y dulces que todos sabemos que resultan tan poco saludables.

Si realmente quieres proteger tu salud, no es necesario que pases hambre hasta que llegue la hora del mediodía, en la que pararás para comer. Durante la mañana o a lo largo de la tarde, puedes tomar algunos alimentos saludables que puedes comer mientras trabajas.

  • Un alimento que puede aportar energía para el cerebro durante la mañana, cuando estamos comenzando nuestra jornada laboral, es una rebanada de pan integral sobre la que puedes incluir pavo o jamón serrano. Debes organizar bien tu espacio de trabajo y tu agenda, recargar las pilas con un buen desayuno y ayudar a tu organismo a media mañana con este tipo de tentempié que está libre de grasas perjudiciales, rico en fibra e hidratos de carbono.
  • Piezas de fruta a media mañana: mucho nutricionistas recomiendan a media mañana las que son ricas en flavonoides, antioxidantes que además pueden mejorar la capacidad de memoria. Las fresas son una buena opción en este sentido.
  • Aperitivos ricos en Hierro: productos del mar como berberechos o mejillones para el aperitivo suponen una gran fuente de Hierro que darán a nuestro organismo la energía suficiente para afrontar con motivación nuestra jornada laboral.
  • Frutos secos: sin abusar, un pequeño puñado de avellanas, nueces o almendras como aperitivo, aportan una gran cantidad de vitaminas y minerales, entre ellos el Hierro, y son una buena alternativa a la chocolatina poco saludable de la máquina de comida.
  • Yogur con copos de avena: es un alimento rico en proteínas, calcio y fibra.

En los tiempos en los que vivimos, en los que resulta complicado compaginar nuestra vida laboral con la personal, es habitual que descuidemos la alimentación. La falta de tiempo hace que no preparemos comida cocinada en casa y recurramos a establecimientos de comida rápida, restaurantes o comida basura colocada en una máquina que logra calmar el hambre con sólo introducir una moneda. Para cuidar tu salud, es necesario desterrar este tipo de rutinas de nuestro día a día. Cuida la alimentación durante tu jornada laboral para poder afrontar cada día con fuerza y motivación y para asegurarte una futura calidad de vida.

Si no eres un experto en la cocina, toma nota de los alimentos saludables que puedes comer mientras trabajas y que hemos mencionado. Son sanos,  fáciles de conseguir y no requieren de ninguna preparación.