Las propiedades beneficiosas para la salud de algunos alimentos son conocidas desde hace siglos. Hoy, la ciencia actual, ha desvelado el misterio de por qué determinados productos influyen de la forma en que lo hacen. Lo que durante cientos de años se ha hecho como una tradición, actualmente ha adquirido un carácter científico y se habla de enzimas, vitaminas, minerales, etc…  ¿Cuáles son y cómo afectan?

  • La piña. Es conocida por sus propiedades diuréticas y depurativas, que la hacen casi esencial en cualquier régimen de adelgazamiento. Contribuye a eliminar los líquidos retenidos en el cuerpo pero, además, la enzima que contiene, llamada bromelina, contribuye a mejorar la digestión y elimina los parásitos intestinales. Es un alimento que puede resultar altamente beneficioso para las personas que sufren enfermedades crónicas relacionadas con inflamaciones (artritis, sinutitis, etc.) debido a su efecto antiinflamatorio natural. Algunos estudios están empezando a poner de relevancia la relación entre este alimento y la salud en lo que afecta a las funciones inmunológicas, pues al parecer, la piña provoca cambios en los glóbulos blancos. Finalmente, es también muy recomendable con el fin de evitar la degeneración macular que se produce en los ojos con los años, y que provoca patologías como las cataratas.
  • El brócoli y, en general, todo tipo de vegetales de la familia de las crucíferas (como la coliflor, la col, el repollo, etc.) ingeridos crudos o cocinados al vapor, tienen importante propiedades anticancerígenas. Concretamente, el brócoli se relaciona con una reducción en la incidencia del cáncer de mama.
  • Los cítricos (naranja, limón, fresas, etc.), como fuente esencial de vitamina C, resultan indispensables si se habla de alimentos y salud, ya que permiten la correcta absorción del hierro, el crecimiento y reparación del tejido y la cicatrización de heridas. Además, los cítricos son antioxidantes, ayudan a la producción de colágeno y aumentan las defensas. Estudios recientes relacionan el consumo de mandarinas con niveles menores de arterosclerosis.
  • El tomate, como buen antioxidante, previene  el envejecimiento prematuro de las células. Además, tiene también propiedades anticancerígenas relacionadas con los órganos reproductores, en especial con la próstata o el endometrio.  Presenta, asimismo, inhibidores de la proteasa que le confieren poderes antiinflamatorios.
  • Las semillas de lino son uno de los alimentos "de moda". No ha sido hasta hace poco tiempo que se han descubierto sus capacidades curativas y, sobre todo, preventivas. Es el anticancerígeno por excelencia, y se han encontrado en este alimento hasta 27 componentes contra esta enfermedad, entre ellos la Lignina. Debido a su alta concentración de fibra, las semillas de lino han sido siempre usadas para evitar problemas de estreñimiento. A eso, se une su capacidad para regenerar la flora intestinal y para facilitar la expulsión de gases. Esta pequeña semilla contiene también Omega 3, 6 y 9, y ha demostrado sus propiedades como antihistamínico, entre otras ventajas.

En cualquier listado que relacione alimentos y salud no se debe olvidar el agua. No es un alimento ni un nutriente como tal, pero sin ella la vida sería imposible. Beber al menos dos litros y medio al día es imprescindible si uno quiere mantenerse saludable.