Es posible aumentar de peso por estrés y, de hecho, posee una explicación científica sencilla de comprender.

Una de las principales causas de aumentar de peso por estrés es que éste provoca hambre. Pero ¿por qué? El motivo es que nuestro cerebro libera diferentes tipos de hormonas ante una situación de estrés mental o física:

  • Adrenalina: es la hormona que nuestro cerebro libera para utilizar nuestra energía almacenada en caso de necesitar usarla ante la posibilidad de tener que combatir una situación de peligro. El estrés, por lo tanto, hace que nuestro cuerpo crea que ha utilizado una energía  almacenada, cuando en realidad no lo ha hecho.
  • Cortisol: es la hormona que indica que debemos reponer esa energía que supuestamente hemos utilizado.

Todo este proceso de liberación de hormonas hace que sintamos hambre, pues nuestro cuerpo reclama recuperar esa energía a base de nutrientes. Los alimentos dulces y con alto contenido en grasa son los que más sensación de saciedad producen en nuestro cerebro en este tipo de situaciones. Entonces llega el atracón, para muchos la única forma de acabar con la ansiedad producida tras una situación de estrés.

Otra de las causas para aumentar de peso por estrés, a parte de la comida, es que éste disminuye la producción de la hormona testosterona. Ante el descenso de producción de esta hormona, disminuye la masa muscular de nuestro cuerpo, por lo que se queman menos calorías. A esto debemos unir el hecho de que la producción de cortisol hace que almacenemos grasa, colesterol e insulina.

Por lo tanto, el estrés no sólo dificulta que perdamos peso aunque hagamos ejercicio, sino que puede provocar que incluso cojamos algunos kilos.

Para conseguir no aumentar de peso por estrés, trata de llevar a término estos consejos:

  • Controla los antojos de comida.
  • Realiza ejercicio.
  • Desayuna bien.
  • Trata de dormir un mínimo de 8 horas diarias.
  • Evita las dietas muy estrictas.
  • Come 5 veces al día y pocas cantidades.
  • Trata de que tu dieta sea variada en nutrientes necesarios para tu organismo.

Otra de las formas de no aumentar de peso por estrés es combatir a éste de forma directa con técnicas de relajación, gestionando mejor nuestro tiempo y descansando más.