Los beneficios de las plantas en el lugar de trabajo van mucho más allá de una mera cuestión estética.

Es cierto que las plantas y las flores, en general, hacen mucho más acogedora cualquier estancia, alegrando la atmósfera con sus vivos colores y agradables aromas.

Pero los beneficios de las plantas en el ambiente de trabajo, además de adornar nuestra oficina o nuestro escritorio, son muchos y muy recomendables:

  • Las plantas limpian el aire a través del proceso natural de la fotosíntesis. A través de la absorción del dióxido de carbono y la expulsión del oxígeno, las plantas renuevan el aire de cualquier estancia y liberan de impurezas y partículas tóxicas  a la atmósfera en la que se encuentren.
  • Otro de los beneficios de las plantas en el ambiente de trabajo, es que, según diversos estudios, ayudan a reducir el estrés, un síntoma muy presente durante las jornadas laborales de cualquier trabajador. Además, las personas que padecen estrés, notan una más temprana recuperación si trabajan en una estancia con plantas que aquellas que lo hacen en un ambiente de trabajo sin plantas.
  • Las plantas en el ambiente de trabajo ayudan a que nos concentremos mejor. Su poder tranquilizante y reductor de estrés hace que nos concentremos mejor en lo que estamos haciendo y que nos distraigamos mucho menos.
  • Aumentan la productividad: la influencia de las plantas en nuestro organismo y estado psicológico funciona como un dominó. Al respirar aire más limpio, nos sentiremos mejor físicamente. Al reducir el estrés también nos notaremos más saludables. El sentirnos en buena forma y tranquilos ayudará a que nos concentremos mejor en lo que hacemos. Por lo tanto aumentará nuestra productividad y rendiremos mucho más en nuestras tareas.

Cada vez son más las empresas que, conscientes de todos estos beneficios de las plantas en el ambiente de trabajo, las incorporan en despachos, escritorios y pasillos. Además, piensa en el bienestar que produce sentir que estás cuidando de un ser vivo y que, con ese acto, no sólo te estás beneficiando a ti mismo, sino que también estás haciendo un pequeño gesto a favor del medio ambiente y de la naturaleza.