Si desde hace unos años la mayoría de grandes superficies de España, siguiendo la estela de otros países como EEUU o el norte de Europa, ya cobra de forma voluntaria unos céntimos por cada bolsa de plástico que demanda el consumidor, ahora, por ley, deberán hacerlo de forma obligatoria y muchos de ellos ya están implantando la política de prohibirlas definitivamente.

En lo que llevamos de año, se han publicado diversas noticias relacionadas con la contaminación en los mares debido a las polémicas muertes de ballenas por haber ingerido gran cantidad de bolsas en su hábitat natural. ¡Es un serio problema y todos deberíamos actuar!

El objetivo es ir educando a la población para que volvamos a sacar las bolsas de tela y carritos de la compra, ¡si os dais cuenta utilizamos bolsas para todo! No cuesta nada tener siempre a mano bolsas de tela…

¿Qué beneficios tendrá para el medio ambiente dejar de utilizar bolsas de plástico a largo plazo?

  • Si a todos los habitantes de la Tierra nos beneficia emitir menos bolsas al medio, los verdaderamente beneficiados son los animales marinos. Nosotros no lo vemos, pero ellos mueren a diario. ¡La contaminación de los mares es excesiva! Sobre todo, en continentes como el asiático.
  • Cuando el polietileno se degrada, varias sustancias excesivamente tóxicas se lixivian a la tierra contaminando los mantos freáticos. Tarde o temprano, de una forma u otra, acabará en nuestros estómagos.
  • Su fabricación también requiere un alto consumo de energía y emite gases perjudiciales para la atmósfera. A menos uso, menos fabricación.
  • Al parecer, el reciclaje de las bolsas de plástico no es demasiado rentable ya que cuesta más este proceso que producirlas nuevas.
  • Las tintas tóxicas con las que se imprimen algunas bolsas también dejarán de contaminar si disminuimos su uso.

En definitiva, todo son ventajas y todos tenemos en casa bolsas de tela o reutilizables para poder cubrir la misma necesidad. ¡Salvar el mundo es cosa de todos y cada uno de nosotros!