No, no lo sabía porque de haberlo sabido, quizá se hubiera dedicado a alagar los grandiosos beneficios que el ajo tiene para nuestra salud. Mucho más valorado (si cabe) por parte de personas cuyo cuidado de la alimentación, dieta sana y deporte se convierte en un estilo de vida y no en una obligación.

A decir verdad, y para evitar sentirnos demasiado culpables, el resto de los mortales también estamos cada vez más preocupados por seguir una alimentación sana. Una buena prueba de ello es la de comparar los lineales actuales del supermercado con los de hace 5 o 10 años. Señores, ¡sabemos cuidarnos!

El ajo, es un alimento IN DIS PEN SA BLE en nuestras vidas, sobre todo en los hogares cuyo estilo de vida se basa en la dieta mediterránea. ¿Qué haríamos sin él? Nuestras recetas serían un poco rollo…

A ver, no os vamos a decir que tomar un ajo en ayunas ayuda a prevenir tropecientas enfermedades (que es totalmente cierto) por el bien de quien se siente a vuestro lado en el metro de camino al trabajo, pero si os vamos a señalar algunos otros beneficios para nuestra salud.

  • En diversos estudios médicos el ajo parece matar células cancerígenas  en los tubos de ensayo. ¡Incluso cocinado!
  • El aceite de ajo actúa de antiinflamatorio siendo muy bueno para personas con dolores musculares frecuentes, lesiones, etc.
  • Favorece la salud cardiovascular, ¡nuestro motor! Su impacto es positivo sobre las arterias y la presión de la sangre.
  • ¿Belleza? Sí, mejora y fortalece el pelo y la piel.
  • Por no hablar de la comida, elimina bacterias y aporta un sabor único a los platos.

Si eres de Las Pedroñeras (Cuenca), y crees que nos han faltado argumentos, por favor, ¡escribe todo lo que consideres en el cuadro de aquí abajo!