Los frutos secos, en general, tienen un gran poder adictivo. El pistacho, en concreto, es uno de los más engancha.

Los pistachos pertenecen a la familia de los anacardos y tiene su origen en las regiones montañosas y secas de Irán, Turquía y Afganistán.

Este fruto seco es el más goloso, su sabor agridulce es la perdición para muchas personas que no pueden parar de comerlos.

Lo bueno es que, aunque no se deben de abusar de los frutos secos, los pistachos tienen unas propiedades asombrosas y muy buenas para la salud.

Entre sus propiedades destacan:

-Aportan un 20% de proteínas vegetales.

-Ofrecen un 10% de fibra, ideales para ayudar a regular el tránsito intestinal.

-Contienen un 28% de hidratos.

-Es el fruto seco con más hierro y más abundante en potasio, además de contener agentes antioxidantes y antiinflamatorios.

Estos son los beneficios que aportan los pistachos a la salud:

Como hemos nombrado anteriormente, los pistachos son ricos en grasas saludables, proteínas vegetales y fibra, y ayudan a prevenir diversas enfermedades.

-Corazón sano. Los pistachos aportan luteína que evita la oxidación del colesterol y su acumulación en placa de ateroma.

-Libres de anemia. La combinación alta de cobre y de hierro que contienen favorece la asimilación del hierro. Es un alimento altamente indicado para aquellas personas que sufren anemia.

-Visión de calidad. La luteína y carotenos que contienen ayudan a proteger la vista. Se ha comprobado que el consumo de pistachos disminuye la posibilidad que sufras cataratas.

-Es un tentempié sano si se consume con moderación y en raciones pequeñas. Además, contiene fibra que favorece el tránsito intestinal y el control del azúcar.