Realizar comidas saludables, a lo largo del día, nos permite incorporar en nuestro organismo los nutrientes y la energía necesarias para que nuestra salud no se vea perjudicada.

Pero, ¿a qué nos estamos refiriendo con comidas saludables? Recetas que contengan una gran variedad de alimentos bajos en grasas y que aporten vitaminas, proteínas, minerales e hidratos de carbono suficientes para que nuestro cuerpo y nuestra mente desarrollen sus funciones de forma correcta.

Para realizar comidas saludables, debes combinar esta serie de alimentos todas las semanas:

  • Frutas y verduras: debes consumirlas cada día en el desayuno, en la comida, para merendar y en la cena. Las verduras, crudas o cocidas, poseen una gran capacidad de combinación entre ellas mismas o junto a otros alimentos como arroz, pasta, carne, pescado, en caldos o con frutas en ensaladas. Son una de las comidas saludables, que más benefician a nuestro organismo.
  • Carnes y pescados: carnes rojas y sobre todo magras como la de pollo, y el pescado poseen menos grasa. Aportan proteínas. Consúmelas tres veces por semana acompañadas de una buena guarnición de verduras. Además, el pescado aporta Omega 3, que es tremendamente beneficioso para nuestro organismo y que previene muchas enfermedades, entre ellas, las cardiovasculares.
  • Legumbres, cereales y frutos secos: suponen un importante aporte de minerales. Debes tener cuidado y no abusar en la cantidad de frutos secos, ya que algunos poseen mucha grasa. Lo ideal es ingerir un pequeño puñado en el desayuno, a media mañana o como merienda. Los cereales, mejor integrales.
  • Productos lácteos: queso, leche, yogurt, etc. Aportan calcio beneficioso para fortalecer nuestros huesos.

Además de estos alimentos, para lograr realizar comidas saludables, procura:

  • Beber mucha agua.
  • Evitar los refrescos azucarados.
  • Evitar la sal y utilizar especias para condimentar.
  • Evitar los fritos, los rebozados y los dulces con un alto contenido de azúcares y grasas saturadas.

Si además de ingerir comidas saludables, adquieres la buena costumbre de acompañar a la dieta con algo de ejercicio diario, pondrás la guinda del pastel. Combinando ambos hábitos, te aseguramos que lograrás mejorar tu calidad de vida de manera considerable.