Es difícil trabajar tranquilos  y de forma saludable cuando ya comenzamos el día llegando a nuestro puesto laboral repletos de estrés, debido, en parte, al tiempo que tardamos en llegar al mismo.

Aprovechar el tiempo de casa al trabajo es posible y no debemos pensar en él como un tiempo perdido.

En España, los trabajadores invierten una media de una hora de tiempo en llegar a su lugar de trabajo. Esto puede suponer más de veinte horas invertidas en dicho desplazamiento. ¿Cómo aprovecharlo?

Toma nota de las siguientes ideas que te ofrecemos a continuación para invertir el tiempo de desplazamiento a tu lugar de trabajo en algo más que en un mero viaje. Aplica estos consejos sólo en el caso de que viajes en transporte público o de copiloto. Si conduces algún vehículo, debes estar concentrado única y exclusivamente en la conducción, por el cuidado de tu salud laboral:

  • Invierte el tiempo de casa al trabajo estudiando: puede que debido a la falta de tiempo, siempre tengas pendiente de hacer ese curso de inglés o de cualquier materia sobre la que deseas ampliar conocimientos. Consigue un buen libro didáctico y no dudes en estudiar mientras estás de camino al trabajo.
  • Aprovecha el tiempo de desplazamiento al trabajo para hablar con un ser querido: es muy común que el trabajo nos tenga absorbidos y no dediquemos el tiempo suficiente a nuestros familiares o amigos. Si es tu caso, aprovecha el desplazamiento al trabajo para realizar una llamada y hablar con esa persona que nunca puedes ver por falta de tiempo.
  • Disfruta de algún hobby mientras vas al trabajo: si te gusta dibujar, leer, hacer punto, etc. puedes aprovechar los desplazamientos al trabajo para realizar estas actividades de las cuales disfrutas. Es una buena manera de comenzar el día y de llegar al trabajo con un mejor estado de ánimo.
  • Medita mientras vas al trabajo: la meditación es un método de relajación que puede intentarse en cualquier momento. Si cierras los ojos y concentras tu mente, puedes lograr unos minutos de reseteo. Si viajas al trabajo en transporte público, puedes cerrar los ojos, respirar despacio y lograr evadirte de lo que te rodea. Trata de no pensar en nada. Una vez que hayas logrado ese estado de relajación mental, que resultará beneficioso para tu salud laboral, centra tus pensamientos en lo que tienes que hacer en tu jornada laboral. Ordena tus tareas y realiza una especie de agenda mental para organizar tu trabajo diario.