El "sexting" entraña muchos peligros. El más importante de ellos, es que esta práctica puede desencadenar en ciberacoso a las personas más vulnerables, normalmente los jóvenes. Por ello, desde la firma de seguridad Kapersky Lab ofrecen algunos consejos para evitar el ciberacoso producido por esta conducta y poder así garantizar el bienestar de los jóvenes.

El ciberacoso es una de las consecuencias más graves del "sexting". De hecho, es la mayor preocupación para más de la mitad de los progenitores españoles.

En los últimos años, el término ‘sexting’ se ha extendido rápidamente entre los adolescentes y jóvenes de todo el mundo. Este peligroso fenómeno consiste consiste en intercambiar datos íntimos, ya sea en forma de mensaje de texto, fotografías o vídeos a través de aplicaciones como WhatsApp, Viber, Snapchat, Skype o mediante la mensajería privada de las redes sociales. Sin embargo, de lo que sus usuarios no son muy conscientes es de que esta práctica les puede conllevar graves consecuencias; la más grave, que se conviertan en objeto de acoso por parte de sus compañeros.

Desde Kaspersky Lab ofrecen algunos consejos para evitar llegar a esta situación. Entre ellas, recomiendan instalar soluciones de seguridad que presten especial atención a estos peligros; no compartir nunca fotografías íntimas con extraños, aunque te insistan; no publicar fotos íntimas en las redes sociales; no enviar contenidos privados para atraer la atención de otra persona, etc.

Los expertos de la empresa de seguridad también recogen una serie de recomendaciones a seguir tanto por las víctimas como por los progenitores si finalmente estos contenidos se hacen públicos:

  1. No comentar las imágenes o vídeos ya publicados en las redes sociales. Al ignorarlos, evitamos atraer más atención sobre ellos y reducimos las consecuencias para la salud que conlleva el estrés producido por esas publicaciones.
  2. Es posible nivelar las consecuencias negativas mediante la publicación de contenidos positivos en las redes sociales. La mejor forma de hacer frente a esta situación es ignorar todos los comentarios que tengan que ver con el incidente y publicar otros que muestren una mejor imagen.
  3. Independientemente de la plataforma donde se hayan publicado estos contenidos personales, es posible denunciarlos para que los retiren. Normalmente, basta con ponerse en contacto con el administrador para informarle de que esas imágenes o vídeos fueron publicados sin el consentimiento de la persona implicada. En este caso, la plataforma se verá obligada a eliminarlos.
  4. Si estas recomendaciones no son suficientes, lo mejor es contactar con un abogado además de estudiar la legislación en materia de protección de datos personales y distribución de pornografía infantil.
  5. Asimismo, es posible denunciar el delito ante los organismos pertinentes (Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional o Guardia Civil) para poner punto y final al problema. Para tal efecto, es posible hacerlo vía email. Los correos electrónicos a los que dirigirse son: delitos.tecnologicos@policia.es y denuncias.pornografia.infantil@policia.es

El ciberacoso en los jóvenes puede conllevar consecuencias episodios de estrés y consecuencias muy negativas en su salud que, en algunos casos, podrán arrastrar durante años. Por ello, es tan importante prevenir las conductas que pueden ocasionarlo, mantener la calma cuando ocurre y tomar de inmediato todas las medidas necesarias para atajarlo de raíz y evitar que vaya a más.