Estamos cansados de escuchar que una mujer embarazada no es una mujer enferma. Una mujer embarazada puede trabajar y hacer vida normal, pero no hay que olvidar que su cuerpo está sufriendo cambios importantes y que hay una vida dentro de ella que debe ser la prioridad ante todo. El cuidado de la salud de una mujer embarazada pasa por tener en cuenta muchas pautas concretas que el ginecólogo habrá marcado con anterioridad: el consumo de ácido fólico durante el embarazado, los chequeos rutinarios, etc.

Pero también hay una serie de cuidados que una mujer embarazada puede aplicar para llevar mejor su día a día. A continuación te ofrecemos algunos consejos para combinar el trabajo con el embarazo:

  • Dormir las horas suficientes: una mujer embarazada debe evitar llevarse trabajo a casa. Si estás embarazada, trata de cumplir con tu jornada laboral dentro de tu horario. Trabajar hasta altas horas de la noche te provocará cansancio y estrés, algo perjudicial para ti y para el desarrollo del bebé.
  • No retrases ni anules visitas al médico por culpa del trabajo. Organiza tu agenda de tal manera que los chequeos rutinarios con tu ginecólogo, no queden relegados. El control médico es prioritario para una mujer embarazada.
  • Cuida la dieta: aunque comas fuera de casa, procura seguir una dieta sana que aporte todos los nutrientes necesarios para ti y para tu bebé. Evita las grasas saturadas, el consumo de bebidas azucaradas y todo tipo de alimentos que sean perjudiciales.
  • Un espacio de trabajo saludable: el ambiente laboral debe ser confortable para una mujer embarazada. La temperatura debe estar regulada de manera óptima para que, si estás embarazada, no sientas ni demasiado frío ni demasiado calor. La silla debe ser cómoda para no adoptar posturas incómodas y evitar dolores de espalda, musculares, etc. Un reposapiés te permitirá evitar el cansancio en las piernas y permitirá que mejore la circulación sanguínea.
  • Evita el estrés laboral: proteger la salud es fundamental durante el embarazo. El estrés puede ser muy perjudicial para la salud mental y física de una mujer embarazada. Evita la sobresaturación de trabajo, las prisas, etc. Si estás embarazada y sientes estrés laboral, comunícalo a tus jefes y compañeros, porque será necesario que bajes el ritmo.

Las molestias durante el embarazo son normales. Hay ciertos síntomas que se sentirán y que pueden incomodar.

Para llevarlo de la mejor manera posible, ten en cuenta estos consejos para combinar el trabajo con el embarazo. Recuerda que ante la más mínima molestia fuera de lo normal o ante cualquier duda, debes consultar con tu médico de manera inmediata.