El cuidado de la salud es algo que cada vez tenemos más presente en nuestra rutina diaria, a la cual intentamos incorporar prácticas beneficiosas que la fortalezcan. Entre esas prácticas, salir a correr es una actividad que está ganado cada día más adeptos, por su facilidad para practicarla y por sus increíbles beneficios para la salud. Por eso, si eres de los que se suman al club de corredores, tenemos unos consejos para los amantes del running que te pueden interesar.

Si te has aficionado a esta práctica deportiva, seguro que ya sabes lo que debes hacer para sacarle el máximo rendimiento y disfrute. Pero, por si aún tienes dudas, toma nota de estos consejos para corredores y experimenta de la mejor forma posible la fantástica sensación que ofrece este ejercicio físico:

  • Si llevas tiempo realizando la práctica del runnig, seguro que tienes controlados tus tiempos y conoces a la perfección tus límites. Pero si acabas de comenzar con este deporte, es recomendable que acudas a un especialista para que te realice un chequeo y conozcas tus posibilidades físicas. Si fuerzas la máquina más de lo conveniente, puede ser peligroso para tu salud.
  • Cuida el vestuario. Para practicar running, no vale cualquier calzado ni cualquier indumentaria. Existen prendas y calzados específicos para la práctica de este deporte, que se adaptan perfectamente a tu cuerpo, aportando comodidad y seguridad en la pisada. Correr cómodo con una ropa que permita una buena respiración y transpiración y unas zapatillas que se adapten a tu pisada para cuidar la salud de tus pies es la mejor manera de enfrentar una carrera o un entrenamiento.
  • Los espacios abiertos, rodeados de naturaleza y libres de semáforos son la mejor elección para los amantes del running. Un parque o el campo te permite correr sin interrupciones ni obstáculos, respirando aire limpio mientras realizas el ejercicio.
  • Cada persona amante del running sabe en qué momento le apetece más correr, pero dentro de la libertad de elección, en verano debes evitar hacerlo en las horas en las que las temperaturas son más altas (horas centrales del día, y en invierno cuando las temperaturas son más bajas (al caer la noche, de madrugada o por la mañana a primeras horas). De lo contrario, correrás el riesgo de sufrir un golpe calor en el primer caso o de contraer un resfriado, en el segundo.
  • Hidrata bien tu cuerpo antes y después de correr. Es imprescindible para proteger tu salud durante la práctica del running. Así evitarás fatiga, peligro de deshidratación y calambres.
  • El último consejo para los amantes del running, es que procures practicar este deporte en compañía. Correr acompañado te motivará y te ayudará a no caer en la inconstancia y la pereza.