Hidratante facial, tónico, contorno de ojos, crema de manos, loción corporal, crema antiestrías… ¿Y qué pasa con los pies? A menudo nos olvidamos de lo importante que es cuidar esta parte del cuerpo pero cuando aparece alguna molestia, bien que nos quejamos enseguida, ¿verdad? ¡Hay que mimar nuestros pies! Hoy te vamos a dar unos cuantos consejos para tener unos pies que, además de bonitos estén sanos y fuertes.

  • Limpieza. Como cualquier otra zona, es muy importante asear nuestros pies por todas partes: talón, uñas, plantas, dedos… ¡A conciencia!
  • Secar. Inmediatamente después del primer paso, secar nuestros pies es crucial para evitar la aparición de hongos y bacterias.
  • Hidratar. Ese talón agrietado puede lucir muchísimo más bonito si aplicas una hidratante después de la ducha, ¡palabra!
  • Uñas. Córtatelas como hábito, igual que las de las manos, siempre rectas o cuadradas para evitar que te hagan heridas al crecer.
  • Protégelos en zonas públicas. Bacterias, infecciones y suciedad de todo tipo campan a sus anchas en las zonas públicas concurridas, como las piscinas públicas. Chanclas SIEMPRE.
  • Calcetines de calidad. ¿Por qué prestas tanta atención al material de tu ropa interior y no al de los calcetines? Es preferible que sean de algodón y que no tengan gomas o costuras muy apretadas.
  • Calzado adecuado. Igual o más importante que el punto anterior. El calzado debe ser flexible, transpirable y cómodo. Y por favor, por muy bonitos que sean esos zapatos, ¡no los compres si no son de tu talla!

No está mal dedicarte un tiempo a ti mism@ de vez en cuando, ¿a que no? Aprovecha esa tarde de domingo para mimarte, ¡tu salud es lo primero!