Para disfrutar de un entorno laboral saludable, nos pasamos la vida intentando cuidar nuestro físico y nuestra mente cuando nos encontramos en nuestro puesto de trabajo: intentamos regular la temperatura de nuestro centro laboral para no pasar ni frio ni calor, procuramos comer sano, organizarnos para evitar estrés, etc.

Pero tras un periodo de descanso en verano, también debemos prepararnos para afrontar el trabajo después de vacaciones sin que eso suponga un bajón en nuestro ánimo y en nuestra energía.

A continuación te ofrecemos algunos consejos para volver al trabajo después de vacaciones, cargados de fuerza y motivación:

  • Desconecta del móvil y del ordenador: durante las vacaciones, aprovecha tu tiempo para desconectar y descansar. El uso del móvil en vacaciones, impide que desconectemos del trabajo, ya que a través de él podemos consultar correos, redes sociales o atender llamadas que tengan que ver con lo laboral. Es importante regresar al trabajo con la mente descansada.
  • Prioriza: una vez de vuelta al trabajo tras las vacaciones, es muy posible que encuentres tareas acumuladas. Debes priorizar qué es lo más urgente. No pretendas hacerlo todo de golpe. Hazlo poco a poco  priorizando cada tarea para ir acostumbrándote de nuevo a la rutina sin que el estrés aparezca el primer día. Será una forma de proteger tu salud mental y física.
  • No adquieras malos hábitos: si en vacaciones haces deporte, nadas, juegas al pádel, paseas y cuidas la alimentación, ¿por qué no seguir haciéndolo cuando vuelves al trabajo? Tendrás menos tiempo libre, pero nunca debes abandonar una dieta sana y equilibrada y la práctica de ejercicio físico, aunque sea media hora al día. Estos dos hábitos saludables permitirán protegerte de enfermedades y ganar en calidad de vida.
  • Organízate: unos días antes de regresar al trabajo después de las vacaciones, comienza a organizar la agenda y a adelantarte a los acontecimientos. No saltes directamente de la playa idílica al gris de la oficina. Date unos días de transición; dos o tres, en los que deberás instalarte en la ciudad donde trabajas y comenzar a organizar tu nueva rutina: ropa, material, agenda, recados, etc.

La vuelta al trabajo siempre cuesta. Sabemos que es duro. Pero es una cuestión de actitud y voluntad. Con un poco de esfuerzo, organización y motivación, podrás afrontarlo mucho mejor de lo que crees. Trata de seguir estos consejos para volver al trabajo después de las vacaciones y sin darte cuenta, te habrás adaptado de nuevo a la rutina laboral.