Hoy, 20 de enero de 2020, es el Blue Monday, que, en español, se traduce literalmente como lunes azul, pero correctamente sería lunes triste. El término azul es porque en inglés, blue, se asocia a la tristeza.

El origen de este día se remonta al año 2005, cuando Cliff Arnall, un profesor de la escuela de psicólogos de la universidad de Cardiff, ideó una fórmula matemática para determinar cuál era el día más triste del año.

Tal y como determinaba el resultado de esta fórmula, el tercer lunes de enero es el día en el que acumulamos más tristeza por varios motivos. Estos son: la presión por las deudas navideñas, no haber cobrado el mes de enero, el frío, el tiempo que ha pasado desde las fiestas navideñas, la desmotivación y los propósitos incumplidos de año nuevo.

La fórmula que expuso fue la siguiente: 1/8C+(D-d) 3/8xTI MxNA. A priori te puede resultar complicada, pero esta maraña de números y letras tiene su explicación. En realidad, está compuesta por varias palabras para darles un sentido al blue monday. La C corresponde al factor climático; la letra D se refiere a las deudas adquiridas en las fiestas navideñas; la d, es el dinero que se va a cobrar a finales de enero; la letra T corresponde al tiempo que ha pasado desde las fiestas navideñas; la I es el periodo referido desde el último intento fallido en el que dejamos un mal hábito; la M son las motivaciones que todavía podemos establecer para conseguir los nuevos propósitos; y la NA quiere decir cómo podemos actuar en la vida.

Sin embargo, el Blue Monday no es más que una estrategia de marketing para incitar al consumo, animando a la gente a comprar para estar más feliz en este día triste.

La idea de utilizar este patrón fue de una agencia de viajes, Sky Travel, para promocionar la reserva de vacaciones. Fue el propio creador de este día el que explicó que le pidieron que evaluara cual podría ser el mejor día del año para reservar las vacaciones de verano. Entonces comenzó a pensar en los motivos que llevan a una persona a reservar sus vacaciones, partiendo de sus experiencias sobre lo que miles de personas le habían dicho durante sus talleres de felicidad y de gestión del estrés. Ahí fue donde encontró los factores que apuntan a que el tercer lunes del mes es particularmente deprimente.

Consejos para superar la tristeza 

Pero si eres de los que hoy se siente más decaído y se deja llevar por esta tendencia de tristeza te damos unos consejos para que superar este y otros muchos días.

Comienza con un buen desayuno

Es fundamental comenzar el día con energía que nos va a cargar las pilas. Empieza desayunando algo que te apetezca, intenta no caer en el típico desayuno de todas las mañanas, para que sea algo diferente, pero si lo necesitas para tu rutina, tómatelo con calma y sin prisas, que no te genere un momento de estrés sino de placer.

Evita los malos pensamientos

La negatividad nos genera un círculo vicioso que se alimenta de factores externos y de nuestros pensamientos. Nos puede provocar rumiaciones e ideas en bucle en el que a nuestro cerebro le resulta cómodo quedarse. Por eso intenta centrarte en los aspectos más positivos de la jornada y de tu vida en general, de esta manera evitamos los pensamientos negativos y somos más positivos. Recuerda que mantener una actitud positiva atrae lo bueno.

Aplaza las decisiones importantes

Aunque suene mal, en ocasiones nos dejamos llevar por las emociones y son estas las que deciden por nosotros, y pese a que intentemos gestionar los asuntos de una forma racional, siempre acabaremos escogiendo aquello que esté en sintonía con nuestro estado emocional. Por eso en los días que te encuentres con un estado de ánimo negativo, trata de no tomar decisiones importantes que te puedan condicionar y hazlo en otro momento que estés de mejor humor.

Haz actividades que te gusten

Sabemos que es lunes y tienes que cumplir con las obligaciones laborales. Pero es importante que sepas buscar momentos a lo largo del día para hacer actividades que te gusten. Procura integrar estas actividades en el trabajo, como una comida especial con los compañeros, pero también en tu vida social y familiar, después de la oficina.

Cuida la alimentación

Lo que comemos influye en nuestro cuerpo y nuestro estado de ánimo, aunque no lo creas. Y, de hecho, es especialmente importante si uno de los propósitos que te habías marcado para el nuevo año es perder peso o simplemente cuidar tu alimentación para que tener mejor salud. No dejes que la tristeza te empuje a la comida basura.

Busca un espacio para ti

Para encontrarnos bien con nosotros mismos también necesitamos espacios en los que estar en soledad y en silencio. Trata de encontrar hoy este espacio, como ideas puedes dedicarte a la lectura, a hacer deporte, escuchar música o a meditar. Ejercicios como salir a correr o ir a nadar, son muy positivos para liberarnos del estrés y relajar la mente.