En época de Navidad, a las comidas y cenas con familiares y amigos, hay que añadir las reuniones propias de esta festividad en el entorno laboral.

Controlar las comidas del trabajo en Navidad es complicado cuando tras una cena de empresa, vienen algunas comidas con los compañeros u otras con el jefe.

Son reuniones a las que no podemos decir que no. Siempre es bueno socializar con los compañeros de trabajo fuera del entorno laboral habitual para aliviar tensiones, acercar posturas y conocer la parte más personal de las personas junto a las que trabajamos, alejadas de la presión de la responsabilidad diaria.

El exceso de calorías durante la Navidad está, por todos estos motivos, garantizado. Así que, para controlar las comidas del trabajo en Navidad así como las reuniones familiares o con los amigos en esta época del año, sólo hay una palabra que debes tener presente en tu mente: moderación.

La abundancia de comida y bebida va a estar ahí y será inevitable. Por lo tanto, controlar las comidas del trabajo en Navidad o las cenas y reuniones en casa, depende sólo de ti. ¿Cómo? Siguiendo los consejos que mencionamos, a continuación:

  • Procura comer cantidades pequeñas y no repetir ningún plato. Las cantidades de comida en las reuniones navideñas suelen ser muy grandes para que el que quiera pueda ingerirlas hasta saciarse. Por lo tanto, es muy fácil caer en la tentación de repetir. Evítalo.
  • Bebe mucha agua. Te saciará y sentirás menos necesidad de comer.
  • Mastica bien cada bocado.
  • Procura no ponerte a dieta justo antes de la época navideña. Las comidas y cenas en estas fiestas serán una tentación constante por lo que, cuando lleguen, las recibirás con más hambre de lo normal y comerás más.
  • Si te sientes saciado, no continúes comiendo.

Sabemos que controlar las comidas de trabajo en Navidad, las cenas, las reuniones con los amigos, los banquetes en casa… supone todo un reto. Turrones, polvorones, sabrosas carnes, marisco, guisos humeantes, salsas deliciosas, nuestro amado jamón ibérico… todo invita a dejarnos llevar. No te prives de disfrutar de estos deliciosos manjares, pero recuerda el truco para no pasarnos en exceso con las calorías: moderación y autocontrol.

Tras controlar las comidas de trabajo en Navidad y las de la familia, una vez pasadas las fechas navideñas, retomarás de nuevo la rutina diaria que, con algo de actividad física, te ayudará a volver a tu peso habitual.