Seguro que estás pensando que andar no equivale a hacer un ejercicio físico que ayude adelgazar, y que más bien hay más mito que realidad. Obviamente, lo primero que tienes que tener en cuenta es que, para bajar de peso, lo primero es tener una dieta adecuada.

Si crees que caminar no “cuenta” como deporte estás equivocado. No existe mejor disciplina que caminar porque no genera lesiones. Además, si lo que pretendes es perder peso caminando puedes llegar a quemar unas 300 kcal por hora de movimiento, eso sí dependiendo de lo que comas.

Antes de iniciar cualquier dieta siempre es mejor que consultes a tu médico o busques ayuda de un profesional especialista, ya que ellos te indicarán siempre cual es la mejor manera de bajar peso y que tienes que comer y en que cantidades. Recuerda que tu salud es lo más importante.

Según recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) hay que caminar 10.000 pasos al día, lo que equivale a una distancia de siete kilómetros diarios. Por si te parecen muchos, una persona sedentaria, poco activa, que no se mueve nada, camina entre 3.000 o 4.000 pasos diarios.

Por tanto, para que caminar sea un ejercicio, debemos triplicar estos pasos diarios. Es decir, que al margen del día a día, debemos estar pensando en caminar para convertirnos en personas activas, y especialmente si queremos bajar de peso.

El ritmo al que caminamos también influye, pero ojo, eso no significa que andar a un ritmo tranquilo no se haga nada. Obviamente es mejor si se hace rápido, apretando el abdomen o si llevamos algún tipo de carga, como unas pesas en la mano. Aun así, cumplir lo más básico es llegar a los 10.000 pasos.

Ahora gracias a la tecnología puedes hacerlo con un cuentapasos a modo de reloj inteligente o con tu propio móvil. Estos aparatos incluso te muestran las pulsaciones y las calorías quemadas.

Para hacer el ejercicio recomendado es importante tener una mente activa durante todo día. Procura no estar todo el día sentado, ir contando los pasos. Si tienes un trabajo en el que estás sentado todo el día, procura usar el transporte público para moverte, subir las escaleras en vez del ascensor y tratar de hacer deporte al final de la jornada.

Para que una persona tenga una rutina saludable y esté activa, debería estar cada día unas seis horas en movimiento. Ten en cuenta que al final ir al gimnasio te supone sólo una hora al día, y eso contando con que vayas todos los días. El movimiento constante es esencial para no ser una persona sedentaria, hay que moverse, y ejercitar nuestro cuerpo, especialmente si vamos a trabajar en coche, luego cogemos el ascensor, y nos sentamos en una silla unas ocho horas.

Eso sí, caminar es un ejercicio básico para tener una vida saludable, pero si se quiere fortalecer ciertas partes del cuerpo, será necesario que complementes andar con otro tipo de entrenamientos.

Aunque la base parece simple, andar puede ser el instrumento perfecto para perder peso o bien mantenerlo.

Consejos para evitar una vida sedentaria

Es probable que lleves una vida sedentaria y no seas consciente de ello, pero para evitarlo te dejamos una serie de sencillas recomendaciones que podrás hacer sin ningún problema para mantener tu cuerpo más activo:

  • Anda por la sala mientras hablas por teléfono.
  • Usa las escaleras en vez del ascensor.
  • Intenta aparcar tu coche alejado del trabajo para poder ir caminando un rato.
  • Trata de tener una vida lo más activa posible, si tienes que descargar la compra, hazlo en un par de viajes.
  • Cada paso cuenta. Ve caminando a hacer la compra, a llevar a los niños al cole o a dar un paseo, ve andando al gimnasio…
  • Cuando estés sentado trata de mantener una postura correcta, tu espalda y tus articulaciones lo agradecerán.