La sequedad ambiental, hablar durante horas, dormir mal… te pueden ‘dejar sin habla’. Para evitarlo y asegurar una buena salud, es recomendable que sigas unos sencillos cuidados para la voz.

Además de ser la base de nuestra comunicación, la voz es el instrumento de trabajo para algunas personas (profesores, artistas, teleoperadores, periodistas, etc.). Sin embargo, apenas la cuidamos y solo cuando la perdemos reparamos en su importancia.

Según los especialistas, los trastornos relacionados con la voz van en aumento. De hecho, en España, el 5% de la población tiene algún trastorno que necesita atención especializada. El exceso de ruido, los ambientes con humo o excesivamente secos, carraspear y toser con frecuencia, hablar más de cuatro horas o el consumo de alcohol son algunos de los factores de riesgo que pueden producir problemas de voz, alteraciones anatómicas de la laringe o disfunciones entre los órganos fonatorios. Todos estos factores deben ser tenidos muy en cuenta para proteger la salud de tu voz y poder darle así los mejores cuidados.

Los trastornos más frecuentes son:

  • Disfonías, fruto de una lesión anatómica o un excesivo esfuerzo vocal.
  • Nódulos en las cuerdas vocales, trastorno que afecta sobre todo a mujeres de entre 20 y 50 años.
  • Pólipos vocales, la causa más frecuente de cirugía en las cuerdas vocales. En este caso, la mayoría de los afectados –cuatro de cada cinco– son hombres de entre 30 y 50 años.

Como cada año desde 1999, por iniciativa de la Federación Internacional de Sociedades de Otorrinolaringología (IFOS), el día 16 de abril se celebra el Día Mundial de la Voz, que en España organiza la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC). Para cuidar la salud de tu voz y prevenir el desarrollo de estas patologías que afectan a los órganos fonatorios:

  • No fuerces la voz y no grites.
  • Evita los lugares muy ruidosos y no trates de hablar por encima del ruido cuando estés en ellos.
  • No fumes ni permanezcas en ambientes con humo.
  • Procura no carraspear con fuerza.
  • Si tienes catarro o alergia, o toses con frecuencia, consulta a un especialista para tratar estos problemas correctamente. Al igual que si tienes ronquera o afonía y se prolongan más de diez días.
  • Mantente hidratado.
  • Duerme lo suficiente, si necesitas usar la voz en tu trabajo.
  • Limita el uso de la voz siempre que te sea posible. Hablar más de cuatro horas seguidas o cantar durante más de dos, perjudica a las cuerdas vocales.
  • Si tomas medicamentos y notas alguna alteración de la voz, consulta a tu médico.

Si quieres mantener protegida la salud de tu voz, ten en cuenta todos estos factores; pero además, consulta siempre a un especialista en casos de afonías injustificadas o alteraciones inexplicables. Nadie conoce tu cuerpo como tú y nadie puede darte mejor consejo que un especialista.