Aunque para la mayoría de las mujeres es el trimestre más corto ya que se suelen enterar a partir de las cuatro semanas, el primer trimestre también es conocido como el más duro ya que los problemas más graves pueden presentarse aquí. Refiriéndonos siempre a un embarazo normal, sin complicaciones serias de verdad, estos primeros meses son los que mayor frecuencia de vómitos y problemas estomacales presentan, los primeros cambios, los sabores y olores raros, el sueño… ¡Todo cambia!

Si ya eres madre, seguro que estás asintiendo, si todavía no lo eres, te vamos a dar unos consejitos típicos de abuela que nunca vienen mal y si eres un hombre, tarde o temprano tendrás una embarazada cerca así que tampoco te viene mal saber estas cositas.

  • Si acabas de saber que estás embarazada mediante uno (o varios) test de embarazo caseros debes pedir cita con tu ginecólogo cuanto antes para hacer una prueba de sangre y comenzar el proceso. ¡Oficialmente estás en el primer trimestre! Si todavía no lo has notado, ¡tómalo como un privilegio!
  • Una vez en el médico, no dudes en comentarle todos los medicamentos o complementos que consumes habitualmente y, por supuesto, si fumas, ¡déjalo ya!
  • Durante las primeras semanas, pueden presentarse pérdidas de sangre. Es más, a veces, hay quien cree que se trata de una menstruación normal pero no lo es. Lo mejor es que preguntes a tu médico, pero, si el sangrado es oscuro es leve, no le des importancia, puede deberse al momento de la implantación o similar. Si es más frecuente y rojizo, acude al médico por prevención, no tiene porqué ser nada grave.
  • SI QUIERES UN SEGURO DE SALUD PARA TI Y TU BEBÉ, CALCULA TU CUOTA AQUÍ.
  • Reduce todo lo que puedas el consumo de cafeína: té, café, bebidas energéticas…
  • Evita limpiar con pesticidas, repelentes o productos químicos demasiado fuertes en casa.
  • Mucho ojo con el jamón o los quesos sin pasteurizar. Aquí se abre un gran debate a favor o en contra, pero no hay necesidad para comerlos. No pasa nada por no comer en 9 meses.
  • Hay quien dice que lo mejor para afrontar o evitar las náuseas, en la medida de lo posible, es comer pequeñas cantidades muchas veces, a lo largo del día.
  • Duerme, a poder ser más de 8 horas, ya que tendrás más sueño de lo habitual hasta que te acostumbres.

Nunca, jamás pienses que estás enferma porque un embarazo no significa eso. Trata de hacer tu vida habitual siempre, ¡así los meses pasarán más rápido!