Te dispones a preparar comida para llevarte al trabajo y la noche anterior descongelas alimentos. Lo más seguro es que los saques del congelador para meterlos en la nevera.

Debes saber que esta forma de descongelar alimentos es errónea. Así lo ha constatado una investigación científica llevada a cabo en Suecia. Según este estudio la mejor manera de descongelar alimentos es poniéndolos dentro de un recipiente con agua.

Por lo tanto, cuando te dispongas a preparar el tupper, toma nota de la siguiente información. Estas son las recomendaciones indicadas en este estudio señalado:

·         Hazte con una bolsa de plástico que se pueda sellar en su extremo superior. Mete los alimentos que quieras descongelar dentro de dicha bolsa y ciérrala bien de forma que no se pueda filtrar agua en su interior.

·         Coloca un recipiente con agua fría y sumerge la bolsa dentro de él.

·         Comprueba que el agua no se calienta con el paso del tiempo. Cuando veas que comienza  a adquirir la temperatura ambiente, vacía el recipiente y vuélvelo a llenar con agua fría de nuevo.

·         Para cuidar tu salud no utilices agua caliente a la hora de realizar este método de descongelación de alimentos. Las altas temperaturas pueden alcanzar al alimento congelado, corriendo el riesgo de que se produzca la proliferación de bacterias en él.

·         Cuando compruebes que el alimento ya está descongelado, debes evitar que pase demasiado tiempo sin ser cocinado. Lo más recomendable es cocinarlo en el momento que se descongela.

A pesar de que la ciencia tiene claro desde hace bastante tiempo que este método de descongelación de alimentos es el más seguro y recomendable (de hecho es el método utilizado en la industria alimenticia), en la mayoría de los hogares es ignorado. La creencia popular es que la mejor manera de descongelar alimentos es metiéndolos en la nevera.

En cuanto a qué alimentos se pueden congelar, los expertos informan de que casi todos:

·         Las carnes pueden mantenerse congeladas entres seis meses (si es pescado o cerdo) y un año (si es ternera).

·         Las frutas libres de agua y peladas también se pueden congelar, así como las verduras.

·         Los huevos pueden congelarse pero siempre que se haga sin la cáscara.

·         Por último, los lácteos pueden ser congelados. Incluso la leche, aunque esta deberá cambiarse a otro recipiente con más capacidad que su contenedor habitual, ya que la leche al ser congelada aumentará de volumen.