Las frutas son ricos y coloridos alimentos se caracterizan por ser grandes agentes antioxidantes y antiinflamatorios imprescindibles para nuestra salud. Además, son bajas en calorías, por lo que se recomiendan en dietas de adelgazamiento.

Otra de las principales ventajas de comer fruta es que cuando las tomamos en crudo conservan todos sus nutrientes.

Ahora que llega el periodo estival y tenemos a nuestra disposición una gran variedad de frutas muy refrescantes e hidratantes, es recomendable comer fruta entre horas cuando tenemos el estómago vacío, a modo de snack. Es una buena forma de mantener la línea y comer de forma saludable mientras absorbemos todos sus nutrientes.

Diferentes estudios confirman que existe una relación entre el consumo elevado de frutas y la baja incidencia de enfermedades. Entre los principales beneficios de comer frutas están los siguientes:

  • Ayudan a la prevención de enfermedades cardiovasculares.
  • Facilitan la regulación de nuestro sistema inmunitario.
  • Tienen propiedades desintoxicantes (como el estímulo de la función hepática y renal) que previenen enfermedades neurodegenerativas y algunos tipos de cáncer.
  • Mejora el tránsito intestinal.
  • Ayudan a evitar el sobrepeso y la obesidad.

Se tiende a pensar que la fruta puede engordar, pero existen varios motivos por los que los azúcares que contienen las frutas frescas, principalmente fructosa y glucosa, no afectan a tu peso negativamente:

Tienen fibra

En primer lugar, la fruta tiene mucha fibra que favorece a la ralentización de la absorción de los azúcares en el intestino. Gracias a ello se evitan subidas bruscas en los niveles de glucosa sanguínea y, por tanto, el páncreas no se ve forzado a segregar más insulina. Asimismo, la absorción lenta de los azúcares le proporciona más tiempo al hígado para metabolizarlos bien.

Y lo mejor es que la fibra combate el estreñimiento y lo que contribuye a mantener en buen estado la flora bacteriana, ya que actúa como un prebiótico.

Tienen un alto porcentaje de agua

Es uno de los motivos por los que las frutas no suelen ser muy calóricas, a pesar de contener azúcares. Esta riqueza hace que también sean unos alimentos especialmente hidratantes y refrescantes. Y cuenta con una súper ventaja, es un agua "mineralizada" de alta calidad biológica, que ha sido filtrada por la planta y no por una instalación potabilizadora.

Frutas que aportan pocas calorías

Sandía

Una ración de sandía aporta unas 45 calorías. Algunas tienen más licopeno, que es una sustancia con gran poder antioxidante, que el tomate. Es una fruta rica en L-citrulina, que también ayuda a rebajar el dolor muscular.

Fresa

Una ración de fresas tiene unas 48 calorías. Estas pequeñas frutas son ricas en un flavonoide, la fisetina, que se caracteriza como una sustancia que puede prevenir el alzhéimer. Además, su ácido salicílico tiene un efecto antiinflamatorio y anticoagulante.

Melón

Después de la sandía, es la fruta que tiene más cantidad de agua (92%). Una raja de melón aposta 54 calorías. Por ejemplo, el melón cantalupo contiene una sustancia llamada zeaxantina, que protege la salud ocular.

Melocotón

Aunque la piel de esta fruta se puede comer sin problema, es cierto que hay gente a la que le provoca alergia su contacto. De hecho, la piel de la fruta es hasta siete veces más alérgica que la pulpa ya que posee determinadas proteínas que actúan como de "defensa" lo que desencadena una reacción en las personas.

Una pieza de melocotón aporta solo 78 calorías, y gracias a su riqueza en betacaroteno y vitamina C es una fruta que nos protege del envejecimiento.

Ciruela

Una pieza de ciruela contiene 70 calorías. Esta fruta contiene sorbitol, una sustancia que te suena segurísimo y es que está también en los chicles y en algunos dentífricos y tiene efecto laxante.

Para saber si una ciruela está en el punto óptimo de maduración presiónala. Si sigue tersa es que aún está un poco verde. Puedes dejarla madurar fuera de la nevera.

Albaricoque

Esta pequeña fruta contiene 78 calorías por ración y es de las que más fibra tiene. Su provitamina A protege de la sequedad y de la pérdida visual.

Recuerda que siempre que puedas es mejor que comas la fruta con piel, ya que es donde se encuentra la mayor cantidad de fibra y ciertas vitaminas. Pero antes de hacerlo lava bien las piezas para eliminar cualquier residuo o bacteria que puedan llevar adheridas.