Sonreír aporta múltiples beneficios para la salud. Una de las formas más efectivas de arrancarle una sonrisa a alguien es gastándole alguna broma. Y si hay un día que se caracteriza por este tipo de actos, ese es sin duda el Día de los Inocentes.

Procedente de una tradición cristiana, el 28 de diciembre se ha convertido en un día en el que las bromas hacen acto de presencia en todos los rincones del país y cualquiera puede ser víctima de una de ellas. Hasta los medios de comunicación se permiten la licencia, una vez al año, de gastar bromas publicando falsas noticias.

Pero para arrancar una sonrisa es necesario que la broma no sea demasiado pesada. Hay límites, y si se sobrepasan, lo que podría ser saludable para alguien a quien le hacemos aflorar el sentido del humor, se puede transformar en una experiencia negativa. Por lo tanto, el Día de los Inocentes, cuidado con las bromas y la salud.

A continuación te ofrecemos algunos ejemplos de lo que no se debe hacer el Día de los Santos Inocentes para así lograr que una broma no nos perjudique y sólo resulte una experiencia positiva. Cuidar de la salud el Día de los Inocentes debe ser la prioridad por encima de cualquier ocurrencia:

  • Sustos inesperados: cuidado con las personas mayores al hacer este tipo de bromas. Los sustos inesperados pueden resultar un sobresalto demasiado intenso para algunas personas delicadas de corazón.
  • Con la salud no se juega: muchas personas piensan que fingir una enfermedad o un accidente es divertido. Pero lo único que va a provocar es preocupación en sus seres queridos. Este es el ejemplo claro de broma pesada que no arrancará una saludable sonrisa a nadie. Recuerda, con la salud no se juega.
  • No juegues con los sentimientos de los demás: decir a tu pareja que quieres romper con ella, fingir un enfado con algún familiar o con algún amigo… cualquier tipo de broma que suponga jugar con los sentimientos de otro puede provocar estrés en el perjudicado, sentimientos negativos, preocupación, etc.
  • Cuidado con los obstáculos: bromas que puedan provocar caídas o golpes pueden salir caras. Para no tener que hacer uso del seguro de salud, evita este tipo de bromas en el Día de los Inocentes que podrían provocar roturas, contusiones o heridas.

Recuerda: el Día de los Inocentes, cuidado con las bromas y la salud. Si eres bromista, procura sólo reírte y hacer reír a los demás.