Una dieta para embarazadas debe incluir una alimentación sana y equilibrada. Por lo tanto, cuidado con llevar a rajatabla el conocido dicho popular que pregona que las embarazadas deben comer por dos. Por supuesto que una mujer embarazada debe cubrir con su alimentación los nutrientes necesarios para su organismo y para el feto, pero siempre de forma controlada.

Una correcta dieta para embarazadas debe ser variada y debe propiciar que la madre engorde como mucho entre 12 y 13 kilos durante la gestación. Pero este aumento de peso no debe producirse de cualquier manera. Si hablamos de una alimentación sana, variada y equilibrada, hay ciertos alimentos que serán imprescindibles y otros de los que habrá que prescindir en una dieta para embarazadas.

  • Las frutas y las verduras deben ser incluidas cada día en la dieta de una mujer embarazada. Son una gran fuente de vitaminas, entre ellas el ácido fólico, necesario para el correcto crecimiento del feto.
  • La bollería industrial, los productos grasos, el consumo de azúcar en exceso y los fritos, deben ser evitados.
  • El cuerpo debe mantenerse bien hidratado cada día. Una embarazada debe beber mucha agua y evitar las bebidas azucaradas, carbonatadas o que contengan excitantes como cafeína o teína. Por supuesto, el alcohol o cualquier sustancia tóxica debe estar prohibida.
  • Una dieta para embarazadas debe incluir alimentos ricos en proteínas como pollo y pescado, así como alimentos que contengan calcio como los lácteos.
  • Alimentos que contengan hierro como carnes rojas, hígado y legumbres son recomendables dos o tres veces a la semana. Además, el hígado y las legumbres proporcionan el tan necesario ácido fólico.
  • Una ración de arroz o pasta diaria ofrece los hidratos de carbono necesarios para el organismo.
  • Dos rebanadas de pan integral y cereales en el desayuno, aportarán fibra y vitaminas.

La dieta para embarazadas debe incluir como mínimo tres comidas diarias que combinen toda esta serie de alimentos mencionados.

Aún con todo lo señalado, es importante recalcar que la mejor dieta para embarazadas es la que aconsejará un especialista en nutrición. Ante cualquier duda, consulta a tu médico para que te recomiende una dieta personalizada y ajustada a tus necesidades particulares.