Seguir una dieta rica en hierro te ayudará a elevar los niveles de este mineral tan esencial para tener una buena salud.

Gracias al hierro, nuestro cuerpo genera la mioglobina y la hemoglobina, proteínas que transportan el oxígeno en los músculos y en la sangre.

Es a través de la alimentación por la que nuestro organismo incorpora el hierro en las células. Por eso, si no consumimos alimentos ricos en hierro, podemos correr el riesgo de padecer anemia ferropénica, una enfermedad que provoca cansancio, dolor de cabeza, mareos y dificultad para respirar debido a bajos niveles de Hierro en el organismo.

Existen una serie de alimentos de origen animal y de origen vegetal que contienen este mineral, por lo que bien combinados, pueden lograr que realices una dieta rica en hierro. Decimos "bien combinados" porque el hierro presente en los alimentos de origen vegetal, aunque es mayor, es de más difícil absorción para el organismo que el contenido en los alimentos de origen animal. Si combinamos ambos tipos de alimentos ricos en hierro, podemos mejorar hasta 10 veces la absorción de este mineral por parte de nuestro organismo.

Una dieta rica en hierro, debe incluir esta serie de alimentos:

  • Legumbres: las lentejas y la soja son dos legumbres con un alto contenido en hierro dentro de la rama de las leguminosas.
  • Cereales integrales: la corteza de este tipo de granos mantiene fortificado el hierro. Un buen desayuno de cereales integrales todas las mañanas supone un importante aporte diario de este mineral. Si además lo acompañas con un zumo natural de naranja, debes saber que la vitamina C favorecerá la absorción del hierro de este alimento de origen vegetal.
  • Verduras verdes: las acelgas y las espinacas son dos verduras ricas en hierro. Si las combinas con el consumo de carne, favorecerás la obsorción de este mineral por parte de nuestro organismo.
  • Carne: ya sea de ave, de cerdo, de pescado o vacuna, la carne en general proporciona un importante aporte de hierro de fácil absorción en nuestro organismo.
  • El hígado y la morcilla: son vísceras elaboradas a base de sangre de animal, la cual contiene hemoglobina y un alto nivel de hierro de fácil absorción.

Si incluyes todos estos alimentos todas las semanas, lograrás llevar una dieta rica en hierro a lo largo de tu vida. Si aun así notas cansancio y decaimiento, no dudes en acudir a tu médico. Un simple análisis de sangre determinará si estás falto de este mineral.