España es un país que cada 26 de julio homenajea a los más mayores, ya que esta fecha es el Día de los Abuelos, una figura que ha adquirido gran protagonismo dentro de las familias en los últimos años, con la llegada de la crisis económica.

Un estudio realizado por Metlife, se ha centrado en la figura de los abuelos, de los más mayores de la casa, los cuales han vivido un gran cambio social y han pasado de ser, además de esas personas entrañables a las que hay que asegurar protección dentro del hogar por su delicado estado físico y que se dedican a mimar y consentir a los nietos, a ser pilares fundamentales para que sus hijos puedan compaginar trabajo y vida personal, motores económicos de su núcleo familiar.

Un 62% de los abuelos reconoce ayudar económicamente a sus familias. A pesar de que son conscientes de que su esperanza de vida ha aumentado y de que la crisis económica puede llegar a afectar a sus pensiones, las personas mayores son, sin embargo, cada vez más generosas, aunque con ello piensen que su gesto repercutirá de forma negativa en seguridad económica, como lo cree un 34% de ellos.

Pero su apoyo y su ayuda, permite que las facturas de la casa se paguen, lo que genera tranquilidad en sus hijos y, por lo tanto, en sus nietos.

Además del apoyo económico, el abuelo se ha convertido en miembro clave de las familias para la organización de las mismas. Uno de cada diez abuelos cuida de manera asidua de sus nietos, ahorrando el coste de guarderías, permitiendo que el padre o la madre no reduzca jornada laboral o tenga que dejar el trabajo y ocupándose además de gastos en comida, ropa, material escolar, etc.

Cualquier padre prefiere que sus hijos se entretengan con los abuelos a que se pasen las horas usando aplicaciones para niños instaladas en un teléfono móvil. Y la mayoría de los abuelos, a pesar de la influencia que todo esto pueda tener en su bolsillo, se prestan encantados. De hecho, a pesar de que este nuevo papel que cumplen se da, en gran medida, por ajustes económicos, son optimistas con el futuro de sus nietos. Dicho optimismo se fundamenta sobre todo en los valores que creen que están transmitiendo a sus nietos, algo a lo que la mayoría de los mayores da una enorme importancia.

La protección en el hogar a los niños por parte del núcleo familiar es, para los abuelos, básico para una buena educación y para que estos adquieran fortaleza y buenos valores.