Aunque no lo parezca, hacerse crujir los dedos puede resultar bastante perjudicial, ya que esta acción produce un desgaste innecesario de las articulaciones. Así lo aseguran los Colegios Profesionales de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM), Cataluña, País Vasco, Galicia y Navarra.

Las articulaciones están rodeadas por una cápsula sinovial con líquido y una cierta cantidad de gases: oxígeno, nitrógeno y dióxido de carbón, cuya principal función es la de lubricar las articulaciones para que los huesos no se desgasten.

Para provocar el chasquido, se coloca la articulación en una posición determinada que hace que el espacio entre los huesos aumente y también el volumen de la cápsula sinovial, creando de esta forma una zona de baja presión que provoca que los gases salgan del líquido sinovial en forma de burbujas que estallan y son las que producen ese sonido de crujido tan característico. Si este chasquido lo provocamos nosotros mismos, movilizamos la articulación más de lo que deberíamos y esto puede provocar un desgaste innecesario.

Cómo cuidar las articulaciones

El CPFCM recomienda para cuidar las articulaciones seguir una dieta variada, haciendo especial hincapié en los lácteos (para fortalecer los huesos), las proteínas (para los músculos) y las vitaminas A, C y D.

Asimismo, aconseja hacer ejercicio regularmente, adecuando la intensidad de la actividad física, la edad, estado físico, etc.

Además, tener un buen tono muscular reparte más la tracción y compresión que sufren nuestras articulaciones y previene la rigidez y el dolor articular.

También es conveniente evitar el sobrepeso, ya que este aumenta la presión del cuerpo sobre las articulaciones y acelera su desgaste, así como el tabaco y el exceso de alcohol, que afectan a la microcirculación articular y favorecen el desgaste óseo y articular.

Por otra parte, los fisioterapeutas recuerdan la importancia de reducir el riesgo de caídas no haciendo esfuerzos por encima de nuestras propias posibilidades, así como la necesidad de descansar adecuadamente y mantener siempre una buena postura.