Aunque no se conocen las causas, la enfermedad de Kawasaki hace que se inflamen las paredes de los vasos sanguíneos incluidas las venas y arterias.

Algunas de las manifestaciones clínicas o síntomas más comunes de esta enfermedad son:

  • Fiebre alta, 30 o 40º en un niño es más que mucho, muchísimo y debemos acudir a urgencias. Suele durar un mínimo de 5 días, además no suele ni remitir ni responder a los antibióticos y persiste de 2 a 4 semanas. ¡Peliagudo! Asusta, pero bien controlado, todo pasará.
  • Conjuntivitis de intensidad variable y, aunque no es dolorosa resulta bastante incómoda y puede afectar a la visión. Si a todo eso, le sumas la fiebre…
  • Suelen aparecer alteraciones bastante escandalosas en la boca como labios rojos y muy secos y agrietados que pueden llegar a sangrar, la lengua adquiere un color rojizo y su aspecto también puede agrietarse llegando a ser dolorosa.
  • Los ganglios linfáticos del cuello pueden inflamarse.
  • Aparición de edemas en los genitales generando también sensación de picor incontrolable.
  • Alteraciones en las extremidades, las manos y los pies pueden sufrir edemas, alteraciones o descamaciones bastante severas.
  • Suele aparecer a más niños que niñas.
  • No se trata de una enfermedad contagiosa entre los niños y para diagnosticarla hay que realizar diversas pruebas, dando lugar a que el tiempo de duración se amplíe.

CALCULA AQUÍ CUANTO COSTARÍA UN SEGURO MÉDICO PARA TODA TU FAMILIA¡MERECE LA PENA! SON DOS MINUTOS Y NO HAY COMPROMISO ALGUNO.

Se ha demostrado que, en la mayoría de los casos, los niños se curan favorablemente sin problema algún y son mínimos los casos que han derivado a complicaciones más graves.

Se trata de un mal trance que pasará a ser un mal recuerdo en pocas semanas. No se puede prevenir, por lo que, como adultos, nuestra única misión es la de estar pendientes y llevar seguimiento junto con el equipo médico que trate al niño o niña en cuestión.