Aunque todavía este año la gripe no ha hecho grandes estragos, los primeros fríos de la temporada están elevando el número de casos. Recuerda que los antibióticos no sirven de nada ante esta enfermedad de origen vírico. Para preservar la salud en los meses fríos, cada vez más personas consumen equinácea para prevenir gripes y resfriados comunes.

Junto a la vacunación, los preparados farmacéuticos de equinácea ayudan en la prevención y tratamiento de gripes y resfriados ya que mejoran la respuesta inmunitaria, según una revisión de estudios elaborada por el Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO). “La raíz de esta planta medicinal contiene numerosos constituyentes que actúan en conjunto para oponerse a los invasores no deseados y mejorar la defensa inmunitaria. Contiene polisacáridos, que protegen las células de las agresiones víricas, alquilamidas y otros componentes con efectos antiinflamatorios”, explica Concha Navarro, catedrática de Farmacología de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Granada y presidenta de INFITO.

La equinácea previene gripes y resfriados a través de “un mecanismo de acción inmunoestimulante que potencia las defensas del organismo y le ayuda a combatir virus y bacterias”, precisa la profesora Navarro. “Puede utilizarse de forma preventiva, durante las semanas más frías del invierno, o cuando aparecen los primeros síntomas del resfriado o la gripe”.

La gripe es una de las enfermedades más comunes que atentan contra nuestra salud. Es la causa más frecuente de absentismo laboral y escolar, junto al resfriado común, y provoca alrededor de 60 millones de horas de trabajo perdidas al año. La morbilidad y mortalidad de la gripe es especialmente importante en grupos de riesgo, como los mayores de 65 años y menores con patologías de base que puedan descompensarse con la infección gripal.

Los síntomas catarrales y la gripe se tratan con medicamentos “que atenúan o palian la sintomatología de la enfermedad mientras esta sigue su curso, de modo que son las defensas del organismo las encargadas de eliminar los virus”, apunta el doctor Alberto Sacristán, miembro de la junta directiva de INFITO, pero nunca con antibióticos. “Son procesos de origen vírico y, por lo tanto, el uso de antibióticos no sólo es inútil, sino que en la mayoría de los casos es perjudicial por la posibilidad de aparición de resistencias”.

Para preservar la salud y prevenir el contagio de gripes y resfriados, además de fortalecer las defensas con preparados farmacéuticos naturales como la equinácea, es conveniente “llevar una alimentación variada con abundancia de frutas y verduras, evitar los cambios de temperatura tan habituales en estas fechas y extremar las medidas de higiene”, finaliza este experto.