El running se ha convertido en un deporte que está de moda. Un deporte que aporta una gran cantidad de beneficios para la salud. Sin embargo, existen una serie de riesgos cuando corres con los pies descalzos sobre la arena, que debes conocer.

¿Qué riesgos tiene correr por la playa descalzo?

  • Una pierna se cargará más que la otra

La orilla de la playa no es una superficie lineal sino que está inclinada, por lo que se corre con una pierna más flexionada que la otra, un pie más alto que el otro, etc. Y, por tanto, el cuerpo está trabajando totalmente desequilibrado, lo que hace que las articulaciones, tendones y músculos sufran mucho trabajando. Sin embargo, caminar te vendrá muy bien.

  • Aumenta el riesgo de sufrir un esguince

Al correr por una superficie irregular, puede aumentar el riesgo de esguinces y tendinitis, además de cortes y pequeñas heridas, por punción de pequeñas conchas rotas.

¿Qué beneficios?

Correr descalzo es toda una técnica y, por ello, no podrás empezar a correr de un día para otro sin zapatillas, ya que sufrirás alguna lesión.  Si lo hace un profesional y lo hace bien, de forma controlada, correr 500 metros hacia un lado y 500 metros hacia el otro puede tener beneficios, algunos de ellos son:

  • Fortalece la planta del pie.
  • Es un ejercicio perfecto para toda la musculatura del pie.
  • El trabajo físico, al tener más resistencia por la arena, será mayor.
  • Se trabaja con toda la planta del pie.

¿Cuál es la técnica?

La longitud de la zancada deberá adaptarse en función de la velocidad y la estatura. Para ello:

  • No te impulses.
  • Intenta mantener el cuerpo lo más alineado, en la medida de lo posible.
  • Pisa sobre el centro de gravedad del cuerpo.
  • Flexiona las rodillas sin forzar.

Después de conocer los riesgos y los beneficios de correr, ¿te atreves a intentarlo?  Y recuerda, al contratar un seguro de salud de El Corte Ingles Seguros estarás protegido de cualquier imprevisto.