¿Alguna vez ha terminado tu jornada laboral y no sabes muy bien en qué has empleado el tiempo? Con el método Getting Things Done planificarás tus tareas y podrás realizar un seguimiento.

GTD es una metodología de administración y organización del trabajo ideada por David Allen para su aplicación en el ámbito empresarial pero que se ha extendido para poder ser usada en el día a día.

¿Cómo implementarlo?

Implementar esta técnica, no es algo automático, y requiere algo de tiempo, paciencia y dedicación. Desde El Corte Inglés Seguros te traemos unas claves para que puedas dar tus primeros pasos en GDT, ¿quieres conocerlo? ¡Anota!

1. Comprométete para lograr tu objetivo. Tienes que tener claro cuál es la finalidad para utilizar GTD. Sin una motivación que te empuje al cambio, perderás las ganas y volverás a la desplanificación que te hizo interesarte por esta herramienta.

2. Céntrate en el método, no en la tecnología que se utiliza para implementar el GTD. Muchos recomiendan empezar a la vieja usanza, (carpetas, archivadores…), aunque hay aplicaciones que una vez tengas claro el método, te ayudarán a centralizar todo en un mismo sitio.

3. Haz una captura inicial de tus tareas. Esto te puede llevar un par de días, porque se trata de recopilar el 100% de las tareas pendientes. Primero tómate un par de horas para recopilar las tareas que tengas en mente y luego durante un día o dos, según vayan apareciendo nuevas tareas o las vayas recordando, añádelas a la lista.

4. Procesa y organiza tus tareas del punto anterior. Para esto también tienes que tomarte tu tiempo, porque debes enunciar cada tarea de manera clara, y en caso de que alguna tarea se pueda realizar en menos de 2 minutos, realizarla en el acto.

5. Interioriza cada fase del flujo de trabajo. Recopilar, procesar, organizar, revisar y hacer. Intenta repetirte cada fase hasta que lo asimiles completamente y empieces a sentir los beneficios de utilizar esta técnica.

6. Intenta encontrar la perspectiva. Una vez que llevas un mes o dos utilizando la metodología y encuentres una estabilidad, es el momento de mirar más allá de las tareas que estás realizando. Tienes que buscar un objetivo de gran alcance que te ayude a llegar en la vida donde quieres, lo que se llama enfoque vertical en el GTD. Define tu propósito, objetivos y áreas de responsabilidad, y a partir de este momento, intenta que todos tur proyectos remen en esa dirección, y en caso de no ser así puede que no estés yendo al objetivo que buscas o que el objetivo no es el que quieres en realidad.

7. Simplifica el proceso. Intenta simplificar todo este proceso, para que no sea algo que acabe aburriéndote. Cuantas menos herramientas adicionales uses, más fácil será seguir con el método y no abandonarlo.

Como ves, si sigues estos consejos lograrás aprovechar tu tiempo y administrarás mejor tus tareas, ayudándote a tener más tiempo para cuidar de ti mismo. Y tú, ¿conocías este método?