Que los niños tengan un buen descanso es más importante de lo que crees. Es muy importante establecer ciertos hábitos y rutinas con los pequeños de la casa para que su salud y su estado físico sean saludables

Si los niños duermen mal incluso puede incidir en su salud, serán propensos a contraer enfermedades como la diabetes, o podrán tener ciertos problemas cardíacos o algunos estados patológicos como la obesidad y trastornos gastrointestinales.

De hecho, un reciente estudio, ha intentado relacionar cómo acostarse una hora más tarde provoca un mayor riesgo de obesidad en los niños menores de 6 años. Dichas investigaciones han sido lideradas por el Dr. Claude Marcus, profesor de pediatría en el Instituto Karolinska en Suecia y autor de la misma, recogida en la revista “Pediatrics”.

En la investigación se monitoreó el peso, la altura y la circunferencia de la cintura de los 107 niños suecos participantes, todos menores de seis años. El sueño se midió durante siete días consecutivos una vez al año mediante el uso de un rastreador situado en la muñeca de cada menor.

Los niños, que habitualmente se iban a dormir tarde, a partir de las 21:00 horas, tenían una cintura más ancha y un índice de masa corporal (IMC) más alto. Ten en cuenta que este estudio se hace también en relación al ritmo de vida y horarios suecos.

En este estudio también concluyen que, si acuestas a los niños una hora antes, no es un factor determinante, pero lo que si se revela es que cuanto más tarde se acuestan los niños es sinónimos de un que llevan una vida desordenada que puede causar obesidad.

Aunque ahora, por las circunstancias del coronavirus, los niños no tengan que ir al cole, si deben mantener sus rutinas, que son muy importantes para ellos. Tienen que tener unas pautas de rato de cole, tiempo de juego, realización de tareas en casa, rutinas de baños, etc.

Así mismo, hay otros estudios que hablan de la importancia del sueño en los niños, ya que al dormir se activan zonas cerebrales y además se obtienen muchos beneficios. Por eso existen diversos motivos por los que es necesario que los niños no se acuesten tarde y tengan un descanso adecuado:

Que tengan un buen descanso nocturno

Los niños, cuando duermen durante la noche, recuperan la energía suficiente que les permite continuar con sus actividades normales el día siguiente.

Tener un tiempo de sueño adecuado

La cantidad de horas de sueño que hacemos son las permiten que el cerebro procese la información que va almacenando. Además, este órgano y, además produce en este tiempo las sustancias químicas que necesita para funcionar. Los especialistas recomiendan que los niños duerman entre 10 y 11 horas, ya que de esta manera hacen un tiempo de descanso suficiente y pueden reponerse al 100%.

Dormir es clave

Un buen descanso es fundamental para que los niños recuperen el humor y el ánimo. De hecho, cuando los niños están cansados suelen estar más irritables e irascibles.

Dormir ayuda al crecimiento

El descanso favorece al crecimiento de los pequeños y al desarrollo del sistema inmune. Por eso cuando uno está enfermo, dormir, es una de las cosas más beneficiosas para el cuerpo porque ayuda a su recuperación.

Previene el Alzheimer

Los niños que se van a dormir pronto y hacen un buen descanso, cuando sean adultos tendrán menos probabilidades de enfermedades y, entre otras, tendrán menor riesgo de sufrir Alzheimer en el futuro.