La prevención del cáncer de mama depende de muchos factores que tienen que ver con los hábitos del propio paciente, pero también con el avance de investigaciones cuyo fin es vencer esta enfermedad.

La fundación ‘CRIS contra el cáncer’ es consciente de lo importante que es la investigación oncológica para lograr avances en la lucha contra esta enfermedad. Por ello ha decidido financiar durante cuatro años con 300.000 euros una investigación que nunca antes se había producido en España y que ha dado sorprendentes y muy positivos resultados.

Anunciar la noticia de que investigadores españoles han creado un medicamento contra el cáncer de mama puede sonar más a deseo que a realidad. Pero este hecho ha sido posible gracias al trabajo de grandes profesionales de la Unidad de Investigación de la Gerencia de Atención Integrada de Albacete y del Centro de Investigación de Salamanca, apoyados por la mencionada fundación.

La investigación ha querido averiguar el motivo por el que muchas mujeres que presentan tumores cancerígenos sufren un pronóstico grave frente a otras. A raíz de ahí, todos los esfuerzos se han centrado en proteger la salud de estas pacientes y que han culminado con el descubrimiento de un medicamento que frena el crecimiento de los tumores más agresivos. Además han trabajado en otro medicamento más que minimiza los duros efectos secundarios derivados del tratamiento de la quimioterapia.

La prioridad ahora es comenzar cuanto antes con los ensayos clínicos para poder detectar lo antes posible los genes que podrían recaer con más facilidad para poco a poco poder ir mejorando la eficacia del medicamento.

Las pruebas de medicamentos por parte de los investigadores son constantes no sólo para evitar la posible recaída de los pacientes, sino también para dar con aquellos que presenten efectos secundarios cada vez menos agresivos. Incluso ya se está trabajando en medicamentos que podrían evitar la temida metástasis de esta enfermedad.

Según los investigadores, un 15% de las mujeres que sufren cáncer de mama padecen la aparición de uno de los tumores más agresivos, el triple negativo.

Detectar el cáncer de mama a tiempo depende de la autoexploración del propio paciente y del control rutinario del oncólogo. Pero para los casos más graves como es el de los tumores del tipo triple negativo, investigaciones como la mencionada se convierten en la única esperanza para estas pacientes.