Aunque mucho aún dudan de si una dieta vegetariana es compatible con una dieta sana, lo cierto es que cada vez son más las personas que apuestan por una alimentación a base de vegetales y frutas.

Según un estudio elaborado por la consultora Lantem, casi un 8% de los españoles ya apuestan por una dieta vegetal en nuestro país.

La tendencia, según este estudio, es el cada vez menor consumo de carne roja en favor del consumo vegetal. Una tendencia que, sin embargo, el mercado gastronómico aún no ha sabido captar.

A pesar de que en los últimos cinco años se ha duplicado el número de establecimientos que ofrecen este tipo de alimentos destinadas a las personas que ya se denominan ‘veggies’ (flexiterianos, vegetarianos y veganos), estos aún detectan que la oferta es escasa.

Los ‘veggies’ de nuestro país sienten, no sólo que tienen dificultades para encontrar restaurantes especializados en comida vegetariana, sino también que cuentan con la incomprensión de gran parte de la sociedad y con la escasez de productos destinados a sus necesidades en supermercados.

Los batido verdes de frutas y verduras, por poner sólo un ejemplo, se han convertido en tendencia en el último año. Esto no es casualidad, sino señal de una preferencia que se ha disparado y de la que parecen no tomar nota los empresarios.

En cuanto al perfil de las personas que apuestan por una alimentación vegetal, debemos apuntar que son más abundantes las mujeres que los hombres que se han apuntado a esta tendencia. Por cada hombre flexiteriano, vegetariano o vegano, existen cuatro mujeres que se apuntan a este tipo de dietas.

La edad media de todos ellos oscila entre los 25 y los 30 años. El estudio ha demostrado que la edad de los flexiterianos aumenta algo más que la de los veganos y los vegetarianos. Estos últimos suelen comprender edades cercanas a los 30 años, mientras que los primeros rebasan los 50 años de edad.

La mayoría pertenecen a la clase media y la defensa de la vida de los animales es lo que empuja a la mitad de ellos a consumir este tipo de alimentos. La otra mitad se dividen entre los que lo hacen para proteger la salud y los que sienten una gran preocupación por el cuidado del medio ambiente.

Por último, queremos apuntar que aunque el auge se relaciona en un primer momento con grandes núcleos urbanos, lo cierto es que casi la mitad de los ‘veggies’ españoles habitan en pequeñas ciudades.