Buena parte de los productos que se consumen diariamente son manufacturados de forma industrial. ¿Cómo es posible conocer entonces cuál es su contenido en nutrientes esenciales? ¿De qué manera se puede averiguar qué cantidades han de ingerirse si se desea mantener una adecuada dieta nutricional? La clave está en el envase del alimento, concretamente en la información nutricional de las etiquetas.

No siempre es fácil entender los datos que allí aparecen, por lo que se deben tener algunos conocimientos previos para saber qué información se está buscando y lo que ésta significa, con el fin de alcanzar el objetivo de una alimentación a medida.

Lo primero que se debe tener en cuenta es la cantidad de alimento que, según la información nutricional de la etiqueta, es recomendable consumir al día. Ese dato se puede obtener del apartado "Porción consumida". Es una buena orientación aunque, en ocasiones, como puede ser el caso de algunos snacks como las patatas fritas, lo indicado en el envase suele ser muy inferior a la que finalmente se consume.

El siguiente dato relevante para una dieta nutricional es el "Aporte Energético" (a veces sólo aparece como Kcal.). La cifra que se recoge en la etiqueta es la de las calorías por porción y/o por cada 100 gramos de alimento . Bastará con saber, más o menos, qué cantidad se ingiere ese día y hacer una regla de tres. Un aporte adecuado estará entre 100 y 200 Kcal cada 100 gramos.

Una buena referencia a la hora de evaluar la conveniencia del consumo de un determinado alimento manufacturado es el "%VD ". Este término hace referencia al porcentaje que una determina ración de producto cubre en relación al total de la ingesta recomendada para una persona con una dieta de 2000 Kcal diarias. Por ejemplo, un valor del 25% significa que una ración de ese alimento cubre la cuarta parte de las necesidades en calorías diarias de una persona adulta tipo, lo que, en este caso, resultaría excesivamente elevado.

En cuanto a los macro y micro nutrientes, los puntos a los que se debe prestar atención en la información nutricional de las etiquetas para realizar una buena dieta son:

  • El aporte total de grasas: es importante y para ello se debe atender a los gramos de grasas por cada 100 gr de alimento. Siempre es recomendable que el producto no supere el 30%. Además de la cantidad total, es esencial comprobar quétipo de grasa contiene. El predominio de lípidos saturados hablará de un producto desaconsejable para elcolesterol en sangre, mientras que si en su mayoría son ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, serán beneficiosos para el organismo. Si entre los ingredientes figura aceite vegetal hidrogenado o parcialmente hidrogenado, el producto posee grasas trans y debería evitarse.
  • Los hidratos de carbono: también aparecen señalados por cada 100 gramos de alimento. Lo más importante es conocer cuántos de ellos sonazúcares (de cara a las personas con diabetes o triglicéridos altos, por ejemplo).No es recomendable una proporción superior al 10%.
  • El aporte en sodio: es interesante para aquellos que tienen problemas cardiovasculares o hipertensión. Para ellos, son recomendables los productos con menos de 200 mg de sodio por cada 100 gramos totales de alimento.
  • Cuando se precisa un aporte de calcio suplementario es bueno saber que cualquier producto con más de 100 mg de calcio por 100 gramos es considerado fuente de este mineral y, por tanto, apropiado en ese tipo de dieta.

Nota: Cualquier dieta incide directamente en la salud. Por tanto, debe estar supervisada, en todo momento, por un médico o un profesional de la nutrición.